ASIA/MYANMAR - Las religiones aportan una preciosa contribución a la paz: con la oración de las monjas de clausura

miércoles, 29 noviembre 2017 oración   diálogo   violencia   paz   justicia   minorías religiosas   islam   islam político   budismo   clausura   papa francisco   visita pastoral  

RfP

Yangon (Agencia Fides) - El diálogo interreligioso en Myanmar es algo que se ha implementado y que funciona, además existen buenas relaciones entre los líderes de las diferentes comunidades de fe. “Estos factores promueven de forma activa la armonía social y la paz, con un impacto tangible en la dinámica social de la reconciliación entre los diferentes grupos étnicos y religiosos”, explica a la Agencia Fides Luigi De Salvia, Secretario General de “Religions for Peace” (RfP), organización internacional bien arraigada y extendida en Myanmar, promotora del diálogo interreligioso como un medio para eliminar los conflictos y construir la justicia y la paz en el mundo. Comentando los primeros días del Papa Francisco en Birmania, después del encuentro privado con los líderes religiosos y entre el Papa y el Consejo Supremo budista de la “Sangha”, De Sage nos comenta: “En Birmania la sección de Religions for Peace cuenta con un consejo de presidentes que incluye a Sitagu Sayadaw, el influyente líder budista que se ha reunido con el Papa, al cardenal Charles Bo, a un muftí islámico y a un líder hindú: por lo tanto la iniciativa interreligiosa cuanta con el apoyo de las principales comunidades religiosas en el país y contribuye a realizar programas de diálogo y conocimiento mutuo, así como proyectos comunes de asistencia social que ayudan a desarrollar la armonía y la colaboración entre los fieles birmanos en todas las religiones”.
El secretario de RfP, que se ha reunido en varias ocasiones con los representantes birmanos, explica que “en la cuestión relativa a los musulmanes rohingya, el elemento religioso ha sido instrumentalizado para sacudir al espectro del Islam político. Y la presencia de un grupo armado musulmán, aunque de recientemente formación,en el que se teme que la red de terrorismo internacional ha puesto los ojos, sin duda contribuye a incrementar en los birmanos la defensa de la identidad cultural y de la religión mayoritaria, el budismo. A esta dinámica de defensa de la identidad se puede reconducir la acción de algunos monjes budistas nacionalistas como Ashin Wirathu, que han contribuido a despertar sentimientos anti-islámicos entre la población. Hay que decir que en este asunto los factores y razones de naturaleza política y económica no son extraños, ya que han hecho que el papel y la posición de Aun San Suu Kyi sea muy delicado y difícil. Se trata siempre de la dinámica de la relación, difícil y asimétrica, entre la mayoría y la minoría, que también se encuentra en otros contextos”, observa De Salvia.
En cualquier caso, “la fuerza del diálogo y las buenas relaciones entre los líderes religiosos es un componente fundamental reconocido por todos, incluido el mundo de la política, para promover efectivamente la reconciliación nacional, y la presencia del Papa Francisco puede ayudar a construir esto”, señala.
Esta reconciliación, que es “el mayor de los bienes”, concluye De Salvia, “en Birmania ahora es sostenida y apoyada espiritualmente por las monjas benedictinas del claustro del monasterio de Santa Cecilia en Roma: siguiendo la propuesta de Religions for Peace, las religiosas, al comienzo de cada mes lunar (según el calendario budista), rezan específicamente por la paz, la armonía y la reconciliación en Myanmar; y en estos días lo han hecho de manera especial para apoyar la misión del Papa Francisco, al cual encomiendan al Altísimo, para que cada uno de sus pasos esté guiado por la gracia de Dios. Su oración y su vida hoy es la confirmación del vínculo profundo entre clausura y misión”. (PA) (Agencia Fides 29/11/2017)


Compartir:
oración


diálogo


violencia


paz


justicia


minorías religiosas


islam


islam político


budismo


papa francisco


visita pastoral