ASIA/MYANMAR - El Card. Bo: “Un camino de recuperación para Myanmar”

martes, 26 septiembre 2017 refugiados   minorías religiosas   minorías étnicas   justicia   paz   rohingya   islam  

Yangone (Agencia Fides) – “Los recientes y trágicos acontecimientos en nuestro país que afectan a miles de musulmanes, hindúes y otros han atraído la preocupación mundial. El inicio de la violencia y la respuesta agresiva son deplorables. Sentimos gran compasión hacia miles de musulmanes, hindúes y poblaciones como los rakhine, mro y muchos otros que están desplazados. Esta es una tragedia que no debería suceder. Sostenemos firmemente que las respuestas agresivas sin políticas integradas para construir una paz a largo plazo son contraproducentes”, dice el cardenal Charles Maung Bo en una declaración enviada a la Agencia Fides, interviniendo sobre la crisis de refugiados rohingya en el oeste de Myanmar, que ocupa las crónicas internacionales. A dos meses de la llegada del Papa Francisco a Myanmar (27-30 de diciembre), el Cardenal expresa la esperanza de un “futuro sanador” para las heridas que afligen al país.
En el texto de la declaración enviada a la Agencia Fides, el cardenal Bo comparte “la preocupación expresada por Aung San Suu Kyi en su reciente discurso ante la ONU, por todas las formas de violencia”, y tomando nota de los ataques que ha sufrido por parte de la prensa occidental, señala que “estigmatizar su respuesta es contraproducente”. El Cardenal recuerda a todos “las difíciles circunstancias en que Aung San Suu Kyi ha asumido un papel en el gobierno, los muchos desafíos humanitarios que su gobierno ha tenido que afrontar en poco tiempo, el papel de los militares impuesto por la constitución en tema de seguridad”.
El Cardenal comparte las cuestiones planteadas acerca de los derechos de las personas que viven en el estado de Rakhine, del regreso de los refugiados, del trabajo de desarrollo y promoción social y señala que Aung San Suu Kyi ha “establecido una comisión especial para implementar las recomendaciones de la Comisión Kofi Annan”: una digna iniciativa de reconocimiento y cooperación de la comunidad internacional.
“Todos nosotros debemos pasar de un pasado herido a un futuro de curación. Que la lección del pasado ilumine nuestro futuro. La paz basada en la justicia es posible, la paz es el único camino posible”, concluye el texto.
En la reciente Asamblea General de las Naciones Unidas, Myanmar ha rechazado toda acusación de “limpieza étnica”, un mes después del estallido de la violencia que ha obligado a unos 400.000 musulmanes rohingya a huir a la vecina Bangladesh. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la situación de la población musulmana no ha mejorado y se necesita urgentemente asistencia humanitaria. (PA) (Agencia Fides 26/9/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network