ASIA/MYANMAR - Investigación de la ONU sobre la situación de los Rohingya: la Iglesia y las Ong lo aprueban

jueves, 30 marzo 2017 refugiados   minorías religiosas   minorías étnicas   onu   paz   derechos humanos   islam   sociedad civil  

Yangon (Agencia Fides) – La Iglesia Católica en Myanmar, las organizaciones de la sociedad civil y varias organizaciones no gubernamentales internacionales han expresado su plena aprobación a la decisión de la ONU de establecer una investigación oficial y una misión para investigar las violaciones de los derechos humanos contra los musulmanes Rohingya en el estado de Rakhine. La medida ha sido oficializada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que ha promovido una “misión de investigación internacional independiente” para “garantizar la plena responsabilidad y garantizar la justicia para las víctimas” de las violaciones de los derechos humanos en Rakhine. Al mismo tiempo, se ha extendido por un año más el mandato del Relator Especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar. El Gobierno de Birmania se ha disociado públicamente de la resolución de la ONU.
En una nota enviada a la Agencia Fides, la ong de inspiración cristiana “Christian Solidarity Worldwide” (CSW) observa: “La resolución del Consejo de la ONU para los Derechos Humanos envía un mensaje importante al pueblo de Birmania: la comunidad internacional se compromete a abordar la desgarradora situación del país, particularmente en el estado de Rakhine. Lamentamos el hecho de que el gobierno birmano se haya disociado de la presente resolución y lo instamos a cooperar plenamente con la misión para esclarecer los hechos, proporcionando acceso completo y sin restricciones a los mensajeros de las Naciones Unidas, en particular al estado de Rakhine, pero también a los estados Kachin y Shan. Hay, de hecho, informes de graves violaciones de los derechos humanos también en el norte del país”. CSW pide también que el ejército birmano detenga inmediatamente la ofensiva militar en Rakhine para permitir el acceso a la ayuda humanitaria para los desplazados.
La condición de la población musulmana rohingya se ha deteriorado rápidamente desde octubre de 2016. El 9 de octubre de 2016, nueve policías murieron en un ataque contra dos lugares de la guardia de fronteras en Rakhine en la frontera entre Birmania y Bangladesh. El militar de Birmania ha calificado el episodio como un “acto de terrorismo”, desencadenando una amplia ofensiva militar contra la población civil, que ha llevado a una grave crisis humanitaria y a un flujo de evacuados. Los soldados están acusados de cometer violaciones graves de los derechos humanos contra los rohingya, quemando casas, llevando a cabo ejecuciones sin juicio, torturas y violaciones en masa.
Ya en febrero, según los resultados de una misión en Myanmar, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos publicó un amplio “Flash Report” sobre las violaciones de los derechos humanos en el estado de Rakhine, hablando de una “política orquestada por un grupo étnico o religioso para aterrorizar a la población civil de otro grupo étnico o religioso” y expulsarla de un territorio determinado. Según el informe, desde el 9 de octubre, unos 90.000 Rohingya se han convertido en desplazados internos o tras-fronterizos. (PA) (Agencia Fides 30/3/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network
refugiados


minorías religiosas


minorías étnicas


onu


paz


derechos humanos


islam


sociedad civil