ASIA/TAILANDIA - Libertad y democracia: los jóvenes Thai salen a las calles

jueves, 3 septiembre 2020 jóvenes   estudiantes   democracia   libertad   derechos humanos   política  

Bangkok (Agencia Fides) - Los jóvenes de Tailandia están dando vida a una nueva temporada de manifestaciones expresando libremente sus aspiraciones de libertad y democracia. El nuevo movimiento que anima a la sociedad tailandesa se ha dado el nombre de “Free Youth” (Juventud Libre) y comienza a preocupar a las autoridades. De hecho, el presidente de la Unión de Estudiantes Tailandeses, Jutatip Sirikhan, de 21 años, fue detenido el 1 de septiembre por la policía de Bangkok por participar en manifestaciones estudiantiles que han atravesado las calles de la capital y varias otras ciudades varias veces en los últimos meses. El último, en particular, el 16 de agosto, contó con la participación de al menos 10 mil jóvenes reunidos en la plaza central de Bangkok donde el Monumento a la Democracia se ha convertido en el símbolo del Movimiento. Jutatip fue arrestado en el evento del 18 de julio y está acusado de "violación de las reglas sobre distanciamiento físico", pero también podría ser acusado de sedición.
Con él, ya van 15 activistas encarcelados, entre ellos el conocido líder estudiantil Parit “Penguin” Chiwarak, quien de inmediato publicó un mensaje de solidaridad a Jutatip en su página de Facebook, una de las redes sociales más utilizadas por el movimiento. Los estudiantes exigen la dimisión del primer ministro Prayut, general exjefe de la junta militar y que, según denuncian, "fue nombrado primer ministro gracias a un sistema político injusto". El Primer Ministro, observan los jóvenes, gobierna sólo gracias a que en febrero se prohibió y proscribió el "Future Forward Party", un grupo político de oposición. Era la única organización política -de tendencia progresista y dirigida por un joven empresario muy popular- que, según los observadores, podría haber liderado una oposición parlamentaria válida ante el ejecutivo. Desde entonces, las manifestaciones por la renuncia de Prayut se han intensificado y también las solicitudes populares para cambiar la Constitución y el sistema electoral, que hoy prevé una cámara alta compuesta por miembros seleccionados y no elegidos, por lo tanto, capaz de cambiar la voluntad popular.
Pero los estudiantes han ido más lejos: después de que el pasado mes de julio se anunciara la desaparición de Wanchalearm Satsaksit, activista en el exilio en Camboya desde 2014, se reanudaron las protestas, a pesar de la prohibición de reuniones y el "estado de emergencia" decretado en causa de Covid-19. El hecho clave tuvo lugar el 10 de agosto cuando un activista leyó un "Manifiesto en diez puntos" en la plaza en el que, además de pedir la dimisión de Prayut y una nueva Constitución, el Movimiento también acusa a la monarquía, una institución tradicionalmente indiscutible en Tailandia, país que tiene las penas más severas del mundo por delitos de traición.
Apoyado por una plaza con al menos 4 mil estudiantes de todas las edades y creencias religiosas -muchos estudiantes católicos también participan en las protestas- el Manifiesto “Free Youth” pide, entre otras cosas: mayor transparencia sobre el sistema que castiga a los críticos del rey; separación entre la riqueza personal del monarca y la de la corona; la prohibición a la monarquía de intervenir en política. Frente al nuevo fermento juvenil y estudiantil, hasta ahora, al parte de algunas manifestaciones lealistas, el gobierno no ha reaccionado violentamente pero, tras la última impresionante manifestación, ha comenzado un goteo de detenciones, denuncias y citaciones a la comisaría, con el fin de intimidar y debilitar el movimiento.
(MG-PA) (Agencia Fides 3/9/2020)


Compartir:
jóvenes


estudiantes


democracia


libertad


derechos humanos


política