ASIA/FILIPINAS - El obispo de Marawi: “Rezamos y esperamos que la guerra acabe pronto”

jueves, 6 julio 2017 islam   terrorismo   islam político   justicia   guerras   política   cristianismo   yihadistas   isis  

Marawi (Agencia Fides) – “La situación es extenuante. Han pasado más de 40 días de guerra y nuestra espléndida ciudad de Marawi está reducida a escombros. Estamos desolados por el padre Chito y por los demás rehenes. Esperamos de corazón y rezamos para que la guerra termine lo antes posible”. Así lo declara a Fides el obispo Edwin De la Pena, que está a la cabeza de la prelatura apostólica de Marawi, en la isla de Mindanao, mientras prosigue el conflicto entre el ejército filipino y los terroristas fieles al ISIS, que tomaron el pasado 23 de mayo la ciudad de Marawi. Según los datos oficiales, hasta el 5 de julio, 351 yihadistas han sido abatidos y 39 civiles y 85 militares han perdido la vida. Desde hace algunos días, el ejército filipino recibe asesoramiento estratégico y la tecnología del ejército americano.
En una batalla que está durando más de lo que se había previsto, -y que demuestra la preparación militar de los terroristas-. El presidente Duterte espera que la crisis termine antes de tener que pronunciar su próximo discurso sobre el estado de la nación el 23 de julio, el mismo día que concluye la ley marcial impuesta en Mindanao desde el 23 de mayo.
“Hay mucha tensión. No hay negociación posible. Se sigue combatiendo. Los refugiados están cada vez más desmoralizados. Como líderes cristianos y musulmanes estamos mostrando toda nuestra solidaridad. La comunidad de los bautizados continúa rezando. Hablaré de la crisis de Marawi en la asamblea plenaria de los obispos filipinos donde elegiremos al nuevo presidente. Estamos en las manos de Dios. Esperamos que no se les haga daño a los rehenes. Continuamos esperando y rezando”, concluye el obispo.
(PA) (Agenzia Fides 6/7/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network
islam


terrorismo


islam político


justicia


guerras


política


cristianismo


yihadistas


isis