ASIA/INDONESIA - Proceso contra el gobernador cristiano: un test para la democracia en Indonesia

miércoles, 14 diciembre 2016 política   islam   islam político   blasfemia   democracia   justicia   minorías religiosas  

Facebook

El gobernador en la audiencia, abrazado por su hermana

Yakarta (Agencia Fides) - El gobernador cristiano de Yakarta ha derramado lagrimas al leer la declaración del tribunal, en la primera audiencia del proceso en el que está acusado de blasfemia. El proceso continuará con la próxima audiencia el 20 de diciembre, cuando los fiscales responderán a las declaraciones emitidas por él.
“Estoy muy triste por haber sido acusado de insultar al Islam, porque significa que he difamado a mis padres adoptivos musulmanes, así como a mis hermanos y hermanas a quienes amo mucho”, ha declarado el gobernador Basuki Tjahaja Purnama “Ahok”, visiblemente emocionado durante la audiencia celebrada ante el Tribunal del distrito de Yakarta Norte, en el día de ayer 13 de diciembre. “Ahok” está en las listas como candidato para las próximas elecciones para Gobernador que se celebrarán el 15 de febrero de 2017.
Ahok ha dicho a los jueces que no tenía intención de insultar a los eruditos musulmanes o ulemas y nunca querría ofender al Islam, porque siempre ha tenido una relación armoniosa con los musulmanes desde su infancia, asistiendo a las escuelas musulmanas y frecuentando amigos musulmanes a los que considera “su propia familia”.
El hombre recordando que sus padres adoptivos son musulmanes, ha añadido que su hermano, un musulmán, pagó su cuota de inscripción para obtener el título universitario. “Ser acusado de insultar al Islam, para mí significa ser acusado de difamar a mi familia musulmana” ha dicho Ahok entre lágrimas.
El gobernador también ha mencionado los diversos programas que ha promovido, en su vida política, a favor de los musulmanes, implementados bajo su dirección como gobernador de Yakarta, cargo que asumió como sucesor de Joko Widodo, de quién fue diputado, cuando este fue elegido presidente de la nación. Durante su mandato, Ahok ha hecho construir varias mezquitas en toda la capital, concediendo a los empleados de las mezquitas vivienda de bajo costo y días especiales de permiso con el fin de hacer la peregrinación a la Meca; también durante el mes de Ramadán (ayuno musulmán), ha permitido siempre a todos los musulmanes que trabajan en las oficinas públicas volver a casa antes para poder comer y rezar con sus familias.
Ahok ha explicado a los jueces que las palabras pronunciadas el 27 de septiembre pasado no eran un vilipendio al Corán: “No tenia la intención de interpretar erróneamente la Sura 51 Al Maidah ni de cometer blasfemia. En mi declaración, hice referencia a algunos políticos que habían abusado de ese texto, con una competencia desleal en vista de las próximas elecciones autonómicas”.
Durante su juicio, transmitido en vivo por televisión, cientos de miembros de grupos islámicos se han reunido fuera del tribunal pidiendo la detención contra Ahok. En otras zonas de la capital, algunos partidarios del gobernador se han reunido para rezar, en asambleas controlada por la policía.
El p. Benny Susetyo, secretario del Consejo nacional del “Setara Intitute para la democracia y la paz” ha dicho a la Agencia Fides que el proceso contra  Ahok “es una prueba para la democracia de Indonesia: representa un test para saber si la Constitución se puede aplicar o si es derrotada por las presiones de la opinión pública. También es un test para las fuerzas del orden, llamadas a hacer respetar la Constitución”. (PP-PA) (Agencia Fides 14/12/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network
política


islam


islam político


blasfemia


democracia


justicia


minorías religiosas