ASIA/LIBANO - Muhammad Sammak: “Todos en el Líbano queríamos que el Papa se quedase más tiempo”

lunes, 17 septiembre 2012

Beirut (Agencia Fides) - “La visita de Benedicto XVI al Líbano ha demostrado al mundo que el pueblo libanés, cristianos y musulmanes, están unidos, mientras que los partidos políticos y las facciones se dividen y crean conflicto. La esperanza es que los políticos del Líbano también aprendan algo del espectáculo de unidad que se ha visto estos días de la visita papal”. Así lo explica a la Agencia Fides Muhammad Sammak, asesor político del gran Muftí del Líbano y Secretario General del Comité Libanés para el diálogo islamo-cristiano. Los días del Papa en el Líbano han sido un paréntesis en la fase de peligro de nuevos enfrentamientos experimentados por el país de los cedros. Sammak nos narra esta percepción a través de una anécdota: “Las cadenas de televisión durante unos días se han centrado en la visita papal, y los políticos y sus contraposiciones han desaparecido de las pantallas. Todo el mundo estaba feliz de esto, y por eso querían que la visita papal al Líbano durase más tiempo”.
Sammak revela a la Agencia Fides que él es el autor del mensaje que el Gran Mufti Mohammed Rashid Gabbani ha entregado al Santo Padre Benedicto XVI durante el encuentro con los representantes de la comunidad islámica: “He expresado en el texto la noción de que cualquier daño causado a un cristiano es un mal hecho a todos los musulmanes, y cada ataque a una iglesia es un ataque contra todas las mezquitas. Un mensaje que se puede encontrar en las mismísimas enseñanzas del Profeta Mahoma”. El asesor del Gran Mufti define como “fenomenal” el espíritu con el que todos los componentes musulmanes han participado en los diferentes momentos de la visita papal: “Las relaciones entre sunitas y chiítas en estos momentos en el Líbano no son buenas, pero todos han participado juntos a las reuniones oficiales, a la Misa, a los momentos de bienvenida y despedida”. Sammak valora el enfoque de la relación entre cristianos y musulmanes expresado por Benedicto XVI en sus discursos: “El Papa ha presentado la libertad religiosa como la madre de todos los derechos. Y me llama la atención cuando dice que el antídoto contra el extremismo no es la tolerancia. No queremos que las relaciones entre musulmanes y cristianos se basen ​​sólo en la tolerancia. Deben basarse en los derechos de ciudadanía compartidos por todos los ciudadanos, y luego en la confianza mutua y el amor mutuo. La tolerancia por si sola, no es suficiente”.
En referencia al conflicto sirio, Sammak aprecia el intento del Papa en no entrar en el ámbito de la controversia política: “El Papa no quería referirse directamente a cuestiones políticas o geo-políticas. Pero ha re-propuesto a todos los principios de la dignidad humana y la protección de los derechos de los pueblos a decidir su propio futuro. Cualquier intento de instrumentalizar sus palabras está condenado al fracaso. Benedicto XVI es la cabeza de la Iglesia, no un líder político. Por eso no entra directamente en la agenda política. Y por eso sus palabras pueden ser apreciadas por todos”.
Muhammad Sammak asistió como invitado especial en el Sínodo de los Obispos del 2010 sobre Oriente Medio. Declara, con satisfacción a la Agencia Fides, que su discurso pronunciado en el Aula del Sínodo ha girado por todos los países árabes, incluida Arabia, y ha recibido el consenso por doquier. En esa ocasión dijo que el peligro de una disminución de la presencia de los cristianos en Oriente Medio “es una preocupación tanto cristiana como islámica, no sólo para los musulmanes de Oriente, sino para todos los musulmanes del mundo”. (GV) (Agencia Fides 17/9/2012).


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network