AFRICA/NIGERIA - “El Año Paulino es ocasión para renovar la misión de la Iglesia”, afirman los Obispos, quienes elogian la mejora de las condiciones sociales en el país, aunque aún hay mucho por hacer

lunes, 15 septiembre 2008

Abuja (Agencia Fides) – “Elogiamos el primer año de gobierno del Presidente Umaru Musa Yar’ Adua. Notamos una mejora en el país, de la seguridad y de la tranquilidad, de la convivencia religiosa, de la honestidad, y del gobierno de la ley”. De esta manera los Obispos de Nigeria expresan su satisfacción y dan su aliento por la mejora de las condiciones sociales del país. Al término de la Asamblea Plenaria que se tuvo en Jos del 8 al 13 de septiembre, la Conferencia Episcopal Nigeriana publicó el comunicado “Por una transformación social y espiritual”, cuyo texto fue enviado a la Agencia Fides.
Los Obispos invitan a los nigerianos a contribuir al desarrollo y a la mejora de la nación. La Conferencia Episcopal afirma su disponibilidad para colaborar en la solución de la grave crisis en el Delta del Niger: “Elogiamos los diálogos entre el Niger-Delta Development Council (NDDC) y la Iglesia, a través de los cuales las agencias de gobierno de la región del Delta del Niger colaboran con los líderes cristianos para resolver los problemas de la región. Como aliada del progreso social, en el seguimiento de Cristo, Sol de Justicia y Príncipe de la Paz, la Iglesia continúa ofreciendo sus plegarias, su sabiduría y las obras de caridad por el bienestar de los que sufren y los necesitados”.
Los Obispos resaltan, sin embargo, que existen todavía graves problemas que resolver: “No obstante la enorme inversión en el sector energético, las continuas interrupciones de electricidad crean un clima de desesperación. La inseguridad, provocada por robos a mano armada, secuestros y asesinatos, agravan esa sensación de desesperación. La corrupción sigue impune. El nepotismo y la mediocridad parecen haber sido convertidas en un arte. La pérdida de numerosas vidas humanas causada por los incendios de oleoductos de superficie perforados por ladrones “demuestra –afirman los Obispos– la naturaleza inestable de la vida social de la nación. El gobierno debería hacer más para prevenir estas calamidades. Los gaseoductos no deberían ser dejados incautamente en la superficie, sino sepultados en profundidad”.
En el plano eclesial, la Conferencia Episcopal Nigeriana expresa su gratitud al Santo Padre por el nombramiento de mons. Jude Thaddeus Okolo, originario de la diócesis de Nnewi, como Nuncio Apostólico en Chad y en la República Centroafricana. Los obispos destacan que “el Año Jubilar de San Pablo (junio 2008 – junio 2009) es un año de renovación de la misión de la Iglesia, especialmente en cuanto agente de verdad, de justicia, de desarrollo y paz. Todo el clero, los religiosos, y los fieles laicos de Nigeria están llamados a imitar el celo y a seguir las huellas de San Pablo en la predicación de la Buena Nueva en toda ocasión, a tiempo y a destiempo”. Los Obispos, además, sobre la base del documento preparatorio del Sínodo de los Obispos de octubre, dedicado a la Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia, invitan al clero, a los religiosos y a los fieles a practicar la Lectio Divina, definida “un eficaz instrumento pastoral para la educación y la formación”. (L.M.) (Agencia Fides 15/9/2008; líneas 34, palabras 510)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network