http://www.fides.org

Africa

2004-02-23

AFRICA/UGANDA - El Arzobispo de Gulu a Fides: “Ejercito y guerrilla enfrentados en una lucha mortal por destruirse mutuamente, pero quien paga son los pobres civiles inocentes”

Kampala (Agencia Fides) - “Es una tragedia humana es una tragedia humana” repite al teléfono con Fides Mons. John Baptist Odama, Arzobispo de Gulu, al norte de Uganda, donde continúan los ataques de la guerrilla del Ejercito de Resistencia del Señor (LRA) contra la población civil. En la última semana al menos 200 personas han perdido la vida cuando la guerrilla atacó el campo de refugiados de Barlonyo, al norte de la ciudad de Lira.
“No hay ninguna confianza entre el ejercito gubernativo y la guerrilla, y hasta que no haya un mínimo de confianza es imposible todo dialogo” dice Mons. Odama. “El ejercito y la guerrilla están enfrentados en una lucha mortal por destruirse mutuamente , pero quien paga las consecuencias son los pobres civiles inocentes”.
“Hasta el momento nadie ha escuchado el grito de la población masacrada. Acabo apenas de llegar de un largo viaje por Europa y Norteamérica para presentar la trágica situación del norte de Uganda y, gracias a Dios, he encontrado gente dispuesta a escuchar y hacer lo que sea por ayudar a la población afectada por la guerra” dice Mons. Odama. “He estado en Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Bélgica, Alemania e Italia. He encontrado en general buena voluntad y espíritu de colaboración, tanto en la Iglesia como por parte de algunos gobiernos, que enviaran ayudas humanitarias para los refugiados de la guerra”.
“Estoy convencido que la paz es posible, con la condición de que el gobierno y la guerrilla acepten dos condiciones: restablecer algunas medidas de confianza reciproca y declarar un alto al fuego” afirma el Arzobispo de Gulu. “Sólo así se podrá recuperar el dialogo entre ambas partes y se podrá finalmente conseguir la paz”.
Hay que tener en cuenta además que la guerra en el norte de Uganda tiene una dimensión regional e internacional” continua Mons. Odama. “Por ello no se puede abandonar a Uganda sola. Es necesario que la comunidad internacional nos ayude a salir de esta tragedia. Es verdad que durante años el gobierno ugandés ha afirmado que el conflicto era una cuestión interna ugandesa y ha desanimado toda intervención externa. Ahora sin embargo, veo señales que hacen pensar en un cambio de actitud del gobierno de Kampala. Espero que sean el preludio de un cambio definitivo”.
El LRA, formado sobre todo por miembros de la etnia Acholi, combate desde 1989 contra el actual presidente Yoweri Museveni, quien tomó el poder en 1986, derrocando una junta militar formada en gran parte por oficiales Acholi. Los ex militares de esta etnia refugiados en el Sudán dieron vida a diversos movimientos de guerrilla, entre ellos el LRA.
El LRA tiene una ideología basada en el sincretismo religioso mezclando elementos del cristianismo, del islamismo y otros de las religiones tradicionales africanas. Por este motivo, los jefes religiosos de la zona trabajan activamente por tratar con el líder de la guerrilla para alcanzar la paz.
La Iglesia católica ha sido con frecuencia victima de los ataques del movimiento de guerrilla. Recordamos que el 11 de mayo del 2003 los rebeldes raptaron un grupo de seminaristas del Seminario de Lachor y a tantos, sacerdotes asesinados en los últimos años.
A principios de marzo del 2003, el LRA declaró una tregua que nunca entró en vigor. (LM) (Agencia Fides 23/2/2004 Líneas: 48 Palabras: 566)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network