http://www.fides.org

Africa

2003-11-21

AFRICA/ETIOPIA-ERITREA - POR EL MOMENTO NO HAY SEÑALES DE UNA RETORNO A LA GUERRA ENTRE ETIOPIA Y ERITREA DESPUÉS DE LA RETIRADA DEL EMBAJADOR DE ASMARA ANTE LA UNIÓN AFRICANA

Addis Abeba (Agencia Fides) - “Es un proceso grave aunque no parece que haya un retorno de la tensión militar entre Etiopia y Eritrea o lo que sería peor todavía, una guerra” dicen a la Agencia Fides fuentes de la Iglesia local contactadas en Addis Abeba después de que Eritrea haya retirado el representante diplomático ante la Unión Africana, cuya sede se encuentra precisamente en la capital de Etiopia, Addis Abeba. En un comunicado oficial, Asmara ha justificado su decisión “como protesta contra el silencio de la Unión Africana ante las evidentes violaciones del Acuerdo de Algeria” firmado el 30 de mayo del 2000, que puso fin a la guerra del 1998-2000 entre Etiopia y Eritrea. En base a los acuerdos, los dos países se confiaban a una Comisión Internacional para resolver las disputas de fronteras y trazar las mismas entre los dos Estados.
“El primer ministro etiope Meles Zenawi, ha afirmado más veces que no acepta las líneas fronterizas trazadas por la Comisión internacional” dicen las fuentes de Fides. “De hecho, parece haber contradicciones en la política etíope: por una parte se proclama la disponibilidad a resolver la crisis con Asmara por medio del dialogo e implicando a la comunidad internacional y por otra, sin embargo, se objeta sobre la eficacia de la intervención internacional. El Primer Ministro ha hecho además referencia a un polémica surgida en otro arbitraje internacional – entre Nigeria y Camerún- para explicar las razones etíopes en rechazar las conclusiones de la Comisión Internacional” refieren nuestras fuentes.
El principal punto de discordia sigue siendo la suerte del pueblo de Badme que ha sido la causa de la guerra en la que han muerto al menos 70.000 personas, La Comisión Internacional lo ha asignado a Eritrea, una decisión que Addis Abeba rechaza con fuerza.
“El hecho positivo es que, a pesar de las tensiones entre Asmara y Addis Abeba, no parece que ninguno de los dos países quieran reemprender la guerra. Hay algunas señales en este sentido, como son el encuentro entre los jefes militares etíopes y los eritreos que tuvo lugar hace 10 días en Kenia para discutir medidas que incremente la confianza reciproca en la voluntad de paz por ambas partes” añaden las fuentes de Fides.
Para vigilar el alto al fuego entre los dos países, las Naciones Unidas han desplegado un fuerza militar llamada UNMEE (Misión de las Naciones Unidas en Etiopia y Eritrea) compuesta por 4.200 militares provenientes de 44 países de todos los continentes.
(LM) (Agencia Fides 21/11/2003 Líneas: 34 Palabras: 441)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network