http://www.fides.org

Europa

2003-10-22

EUROPA/ITALIA - “QUIEN HACE LA CIENCIA ES LA PERSONA, NO HAY NINGUNA CONTRADICCIÓN” DICE MONS. GUTIÉRREZ A LA AGENCIA FIDES DESPUÉS DEL CONVENIO “LOS MILAGROS EN LAS ACUSAS DE LOS SANTOS, ENCUENTRO ENTRE CIENCIA Y FE”

Roma (Agencia Fides) – Hace unos días se tuvo en la Universidad Pontifica Regina Apostolorum, el Convenio “Los milagros en las causas de los santos, encuentro ciencia-fe” en el que participó como relator Mons. José Luis Gutiérrez, Relator de la Congregación para las Causas de los Santos y profesor de la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad de la Santa Cruz. El tema de los milagros ha sido a lo largo de la historia uno de los puntos de conflicto en la relación entre ciencia y fe. Los milagros, de hecho, parecen desafiar a la razón y lo racional. Mons. Gutiérrez ,que tiene la misión de verificar científicamente la autenticidad de los milagros en la Congregación para las Causas de los Santos, ha hablado con la Agencia Fides:
Mons. Gutiérrez ¿Dios y los milagros pertenecen solo a la fe?
No, el milagro es una realidad perceptible con nuestros sentidos y, por tanto, una persona aunque no sea científico puede percibir el hecho y llegar a la conclusión de que es inexplicable según las leyes de la materia. Si esta persona se abre a la trascendencia, admitirá al menos que puede haber un ser superior, el Dios en el que creemos los cristianos. Si se abre con la fe o al menos con un cierto inicio de fe aunque sea muy rudimentaria, llegará a la conclusión de que el hecho inexplicable se atribuye a Dios.
¿Es una contradicción que los científicos estén bajo las huellas de Dios?
Me parece que efectivamente cuanta más ciencia haya y más motivos para encontrar las huellas de Dios, mas se profundiza y se descubre el abismo de nuestra ignorancia, de la complejidad del universo del que la mayoría de los científicos no consiguen expresar sino una mínima parte. Nosotros vemos que ante nuestros ojos se abre un panorama inmenso y de lo que percibimos notamos que efectivamente ese Dios creador y Ordenador del universo ha hecho las cosas muy bien. Cuanto más se profundiza, más complejo se hace lo realizado por Dios y se debería reconocer mas fácilmente, a menos que uno se cierre en el juicio de la ciencia y no vaya mas allá de lo que es capaz de percibir con sus sentidos y con su inteligencia.
¿Y después?
Creer en Dios no esta en contra de la ciencia, no se trata de ciencia o fe. Me parece que se debería partir de la persona, porque quien cultiva la ciencia y quien tiene la fe es la persona. Dentro de un determinado ámbito la persona hace la ciencia, hace la investigación y usa las leyes de la materia para explicar lo que hay ante sus ojos. Pero esta misma persona cuando se pone ante Dios lo debe hacer con una actitud de fe. No podemos decir pues que haya un conflicto con la ciencia, mas bien diríamos que si una persona busca sinceramente la verdad entonces la ciencia lleva a Dios. No existe ninguna contracción.
¿Qué puede decir la ciencia a los hechos que van más allá de las leyes naturales conocidas?
Vuelvo al concepto de que quien hace la ciencia es la persona, y por tanto, ¿hasta donde puede llegar con la ciencia ante hechos que van más allá de las leyes naturales conocidas? Con la ciencia se puede llegar a constatar que se ha llegado a un limite y a un punto en que la ciencia no sabe explicar , antes bien que es inexplicable para la ciencia. No que hoy no se sabe pero quizá mañana si, pero que al menos que parece que no hay una explicación posible. Entonces, esta persona que es un científico, constatando la meta a la que ha llegado se puede abrir a Dios en cuanto que el fenómeno, el hecho prodigioso va mas allá de lo que dice la ciencia. Por tanto, la ciencia a un cierto punto se podrá hacer pero sustituirá la actitud de fe mas o menos grande mas o menos compleja.
Ciencia y ética ¿cuales son en su opinión los principales valores que se deben considerar?
Todos los valores de la ciencia son un bien, cualquier adquisición de la ciencia es un bien para todos. Es importante naturalmente que todo permanezca dentro de los limites justos. La ciencia es conocimiento de una serie de mecanismos que pueden ser usados para el bien o para el mal y hacer un buen o mal uso de un conocimiento es una cuestión ética. Los valores nos ofrecen un instrumento que si sabemos usar rectamente serán una fuente de bien, pero si los usamos mal entonces la ciencia pierde su función instrumental que es muy valida. Aquí quisiera añadir una cosa: la ciencia no tiene un valor absoluto en cuanto que es una actividad de la persona. Pongamos por ejemplo que un científico sea un padre de familia pero que se dedica totalmente a la ciencia y no tiene tiempo para la familia, para cumplir con sus deberes de padre, no tiene un ámbito de amistad. Esta persona se ha cerrado en una ángulo completamente absorbido por la ciencia anulando todo el resto. Se debe pues dar a esta persona el justo equilibrio entre la actividad científica y las otras actividades. De este equilibrio proviene el hecho de que la persona haga una investigación científica verdadera y no se cierre antes bien se abra a ese Dios que la ciencia misma le ayuda a ver. (AP) (Agencia Fides 22/10/2003 Líneas: 64 Palabras: 936)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network