VATICANO - "LAS PIEDRAS, LOS SONIDOS, LOS COLORES DE LA CASA DE DIOS" de Su Exc. Mons. Mauro Piacenza - Los Archivos Eclesiásticos (IV)

martes, 12 diciembre 2006

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Los archivos eclesiásticos, un "tesoro en vasos de barro". La importancia, es más, la esencialidad de los archivos para la misión de la Iglesia es directamente proporcional a su complejidad y fragilidad.
El acercamiento a un archivo histórico necesita ante todo de mediadores adecuados para descodificar las noticias allí recogidas, para poder entregarlas a la pública comprensión. Se necesitan, por tanto, expertos capaces de investigar el material documental, dotándolo de instrumentos adecuados, y se necesitan gestores preparados, para favorecer una adecuada fruición del material sin comprometer su persistencia. La actividad de realizar inventarios y de divulgación de los datos presentes en un archivo está necesariamente en progreso, en cuanto que siempre es perfectible. Esto requiere múltiples y diversas iniciativas de valorización en el seno de la comunidad depositaria y de toda la colectividad.
Tales instituciones precisan además intervenciones congruas de tutela jurídica, de conservación del material y de valorización eclesial. Los archivos deben ser tutelados con especial cuidado en el contexto de nuestros días, en que las mudables condiciones sociales y del clero obligan a la unión de diócesis y parroquias, a la supresión de institutos o cofradías que carecen ya de energías, a la asimilación de competencias de variados organismos, cuyos correspondientes archivos o bien yacen ignorados, o lo que es peor, sufren disposiciones incongruentes.
La transmisión del patrimonio documentario es pues un peculiar momento de la Traditio, es memoria de la evangelización, es instrumento pastoral. Cómo momento de la Traditio tal transmisión hace evidente la continuidad del eventum salutis del hecho histórico de Jesucristo al actual pentecostés de la Iglesia, de modo que el recuerdo cronológico lleva a una relectura espiritual de los acontecimientos, sensibilizando las conciencias al sensus ecclesiae. Cómo memoria de la evangelización las fuentes documentarias dan cotejo de la plantatio ecclesiae en todos los lugares donde se ha difundido la predicación del evangelio. Como instrumento pastoral dan el sentido de la historia a cada comunidad eclesial que puede de este modo percibir el propio pasado y abrirse al futuro.
La valorización de tal patrimonio es fundamental para la cultura histórica y para la misión eclesial. La comunidad cristiana local puede contar así la propia historia con conocimiento de causa y tomar conciencia de si. Además puede liberarse críticamente de consideraciones prejudiciales y de ciertas lagunas. + Mauro Piacenza. Presidente de la Pontificia Comisión para los Bienes Culturales de la Iglesia, Presidente de la Pontificia Comisión de Arqueología Sagrada. (Agencia Fides 12/12/2006 - Líneas: 33 Palabras: 410)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network