ÁFRICA/SUDÁN DEL SUR - Un Obispo: “Hacer frente al miedo con un corazón generoso”, para contener el impacto del COVID-19

jueves, 26 marzo 2020 coronavirus   derechos humanos   sanidad   solidaridad   ayuda humanitaria   ong  

CHS

Tombura (Agencia Fides) - “Las autoridades sanitarias de nuestro país nos instan a detener todas las actividades, a cerrar las instituciones, lugares de culto y escuelas. Como personas de fe estamos llamados a hacer frente al miedo a este momento, por la crisis vinculada a la epidemia de coronavirus, con coraje y con un corazón generoso". Así es como Mons. Barani Eduardo Hiiboro Kussala, obispo de la diócesis de Tombura-Yambio, se ha dirigido a los sacerdotes y fieles de la diócesis. En Sudán del Sur, todavía no se han reportado casos de pandemia de coronavirus, pero ya se han tomado medidas preventivas. El Ministerio de Salud ha anunciado el cierre de todos los demás aeropuertos del país, con la prohibición de vuelos internacionales y el cierre de fronteras. Solo se admitirán autobuses comerciales, camiones de alimentos y tanques de combustible.
“Las iglesias - informa el Obispo en una nota enviada a Fides - permanecerán abiertas como signo de paz y esperanza, los niños y los ancianos tendrán que quedarse en casa, se suspenderán las celebraciones litúrgicas masivas, los adultos que quieran ir a la iglesia para rezar tendrán que lavarse las manos en la entrada y mantenerse a una distancia de un metro con los demás". En la carta, el Obispo invita a todos a seguir estrictamente las indicaciones y comunica que “Todas las estaciones de radio locales en la diócesis ofrecerán el servicio litúrgico diario".
Mons Hiiboro instando al personal de la Iglesia invita a todos a trabajar en estrecha colaboración con las autoridades del gobierno local para fortalecer las medidas preventivas contra el COVID-19 y a servir por el bien común, dando prioridad a los más vulnerables en la diócesis.
Si bien son importantes, las medidas adoptadas no abordan la compleja realidad en el país, ya de por sí maltratado por el hambre, la pobreza y las enfermedades, donde las medidas de salud son normalmente escasas. El gobierno debe garantizar que las restricciones a los viajes no detengan las ayudas humanitarias. Las organizaciones humanitarias, señala la Iglesia, deben continuar teniendo acceso ilimitado a las poblaciones necesitadas.
(CHS/AP) (Agencia Fides 26/3/2020)

CHS


Compartir: