ASIA/PAKISTÁN - Líderes cristianos y musulmanes: solidaridad hacia las familias cristianas expulsadas de sus hogares

lunes, 9 abril 2018 minorías religiosas   discriminación   violencia   islam   política   sociedad   derechos humanos  

Lahore (Agencia Fides) - La Comisión Nacional para el diálogo interreligioso y el ecumenismo, de la Conferencia Episcopal Católica de Pakistán, ha expresado en un comunicado enviado a la Agencia Fides, plena solidaridad con las familias cristianas del distrito de Narowal, en Punjab, expulsadas de sus propiedades y despojadas de sus derechos tras la acción violenta de algunas personalidades influyentes musulmanas.
La Comisión, formada por líderes religiosos musulmanes y cristianos, se ha dirigido a Narowal, encabezada por el padre Francis Nadeem OFM Cap (Secretario Ejecutivo de NCIDE) y por el líder musulmán Muhammad Asim Makhdoom. Además estaban presentes numerosos representantes cristianos y musulmanes que han “condenado firmemente este acto brutal y exigido que se haga justicia”, remarcando “la necesidad de que se emprenda una acción legal de forma inmediata”. La Comisión también ha asegurado a las víctimas toda su cooperación, prometiéndoles asistencia legal. Las familias cristianas locales han manifestado su gratitud porque “algunos líderes musulmanes también han condenado esta injusticia y han pedido al gobierno que actúe inmediatamente contra los culpables”.
El 1 de abril, más de 30 familias cristianas han sido sacadas por la fuerza de sus hogares y ahora se encuentran en la condición de refugiados, sin hogar. Son todos feligreses de la iglesia cristiana presbiteriana de la aldea de Sankhatra, en el distrito de Narowal, provincia de Punjab. La comunidad se vio obligada a abandonar sus casas - que están construidas en terrenos de propiedad del gobierno - después de la acción violenta promovida por el propietario de un horno de ladrillos de arcilla, Muhammad Ismail, miembro de la Liga Musulmana de Pakistán (Nawaz). Tan pronto como los cristianos fueron expulsados, a través de la violencia, los trabajadores del horno comenzaron a proteger la zona y ha construir un muro para que las familias no puedan regresar. Según los cristianos, Muhammad Ismail está tratando de reclamar la propiedad de la tierra usando documentos falsos. Las familias han escrito al gobierno para pedir justicia. Las comunidades cristianas locales están ofreciendo alojamiento de emergencia a las personas desplazadas. (PA) (Agencia Fides 9/4/2018)


Compartir: