ASIA/IRAQ - Tres años después, el Patriarca caldeo regresa a las áreas de Mosul reconquistadas a las milicias yihadistas

viernes, 9 junio 2017 iglesias orientales   oriente medio   refugiados   guerras   yihadistas  

SaintAdday

Mosul (Agencia Fides) – Justo tres años después de la conquista de Mosul por parte de los yihadistas del Estado Islámico (Daesh), el Patriarca caldeo Louis Raphael Sako ha podido regresar por primera vez a la metrópolis del norte de Iraq, visitando iglesias y monasterios destruidos en la parte de la ciudad reconquistada por el ejercito gubernamental, como los barrios que se encuentran a la izquierda del río Tigris. El Patriarca en su visita a Mosul estaba acompañado por el Arzobispo Ramzi Garmou – guía de la archieparquía caldea de Teheran –, por el obispo Habib al Nawfali - guía de la diócesis caldea de Bassora – y Basel Salim Yaldo, obispo caldeo auxiliar de Baghdad.
A esta delegación caldea se han unido algunos funcionarios políticos de la provincia de Nínive. El Patriarca caldeo y sus acompañantes han podido visitar varias iglesias y monasterios es esa parte de Mosul, como la iglesia caldea del Espíritu Santo, el monasterio caldeo dedicado a San Jorge, la iglesia siro-ortodoxa de San Efrem y la siro-católica de la Anunciación. Todos los lugares cristianos que han visitado están devastados, saqueados e incluso demolidos en parte durante los años de la ocupación yihadista. En las iglesias y en los monasterios en ruinas, el Patriarca, los obispos y sus acompañantes han rezado juntos (véase foto).
Durante su visita, el Patriarca y los obispos caldeos se han reunido con el General Mayor Najim Abdullah al Juburi, el oficial del ejercito iraquí que guía la campaña en acto para la liberación de Mosul. Durante su encuentro, el General ha manifestado su deseo de un rápido regreso a sus casas para los cristianos de Mosul, reconociendo que “sin los cristianos la ciudad perdería su color y su identidad original”. El militar también ha confirmado el compromiso del ejercito iraquí para asegurar la protección de la ciudad y de las aldeas de la Llanura de Nínive, para permitir el regreso de sus habitantes – la mayoría cristianos – que residían antes de la llegada de los milicianos del Daesh.
El Patriarca ha recordado la necesidad de proteger las propriedades de los cristianos desplazados, que en este momento delicado podrían ser despropiados ilegalmente por grupos organizados, con frecuencia armados, que se mueven sin control en la zona.
Durante su visita, el Patriarca y los obispos caldeos han podido constatar que la vida social está retomándose lentamente en las zonas de Mosul liberadas, mientras se siguen oyendo disparos de las zonas urbanas a la izquierda del Tigris, donde todavía hay combates entre el ejercito iraquí y los milicianos del Daesh. (GV) (9/6/2017 Agencia Fides)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network