ASIA/COREA DEL SUR - Los obispos: “Que el nuevo presidente actúe por la paz y la reconciliación de las dos Coreas”

miércoles, 10 mayo 2017 paz   reconciliación   política   iglesias locales   justicia   sociedad civil  

El nuevo presidente en la iglesia

Seúl (Agencia Fides) – “En el último año hemos pasado por los tiempos difíciles del impeachment y de las elecciones presidenciales anticipadas. Ahora el pueblo coreano ha elegido a un nuevo presidente. Necesitamos un líder que siga el camino de la verdadera paz y la justicia, con la promoción de estos principios, incluso en los momentos de confrontación. Oramos para que el nuevo presidente se convierta en un gran líder que consagre la paz en la península coreana y el desarrollo del pueblo coreano, afianzando la democracia en nuestra tierra”: con estas palabras, pronunciadas el 10 de mayo, y enviadas a la Agencia Fides, el Arzobispo Kim Hee-jung, Presidente de la Conferencia Episcopal de Corea ha felicitado oficialmente de parte de la iglesia coreana a Moon Jae-in , hombre político católico, del Partido democrático, elegido como 19° presidente de la República de Corea. En las elecciones anticipadas celebradas el 9 de mayo, tras el episodio que llevó a la dimisión del ex presidente Park, Moon Jae-in ha obtenido el 41,1 % de los votos.
El mensaje de los obispos al nuevo presidente, que ya ha jurado y ha tomado posesión oficialmente, añade:
“Esperamos que guíe el país en el espíritu de la Constitución: una nación donde incluso los más débiles de la sociedad puedan disfrutar de la dignidad humana; una nación en la que todos puedan expresar sus opiniones abiertamente y sin limitación de su libertad de pensamiento y de conciencia; una nación en que se desarrollen las regiones de acuerdo con los principios de la igualdad y del equilibrio; una nación en la que las personas puedan participar en los cargos de Estado sin discriminación regional”.
Además los obispos continúan diciendo, “esperamos que el presidente presente su visión y filosofía de gobierno trabajando por la convivencia entre Corea del Sur y del Norte, por la paz del pueblo coreano y por una reconciliación entre las dos Coreas”.
La Conferencia episcopal espera que el presidente Moon actúe come “servidor del pueblo, de modo que entre todos los ciudadanos se refuerce el sentido de unidad nacional y cada vez este más cerca el día en el que ‘el juicio corra como las aguas y la justicia como corriente inagotable’ (Amos 5,24)”. (PA) (Agencia Fides 10/5/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network