AMERICA/COLOMBIA - La Iglesia en ayuda de los clandestinos víctimas de los “coyotes”, traficantes de seres humanos

martes, 9 agosto 2016 refugiados   Áreas de crisis   trata de seres humanos  

Clandestinos en Colombia

Turbo (Agencia Fides) – En la ciudad portuaria de Turbo solo quedan 350 de los 1.800 inmigrantes ilegales que hasta el pasado mes de mayo se encontraban en el Distrito de Antioquia. Los demás, según la Oficina de Migración de Colombia, al menos 1.350 han abandonado la región, en gran parte a través de la red ilegal de los llamados “coyotes”, bandas criminales que actúan en la zona y que mueven el tráfico de seres humanos. “Estamos preocupados”, se lee en un comunicado de la Oficina para los emigrantes colombianos “por lo que podría suceder a estos emigrantes en situación irregular si deciden seguir su recorrido confiando en las promesas de las bandas criminales dedicadas al tráfico de personas. Por ello, invitamos a todos a presentarse a nuestras oficinas para determinar su estado”.
Los emigrantes irregulares que huyen hacia el norte a través de la foresta, a menudo hacen viajes con grandes riesgos de todo tipo. La semana pasada, informaron fuentes locales a Fides que el padre Manuel Gregorio Paternina, director de comunicaciones de la Diócesis de Apartadó, fue capturado por miembros de organizaciones ilegales involucradas en el tráfico de seres humanos, mientras acompañaba a un activista de derechos humanos holandés a la aldea de un grupo de inmigrantes ilegales que están preparándose para salir de Colombia. Los llamados “coyotes” imponen el pago de grandes sumas de dinero a los inmigrantes para llevarlos a la frontera con Panamá, atravesando la selva de Darién. (CE) (Agencia Fides, 09/08/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network