VATICANO - El Card. Filoni invita a “volver a lo esencial, al gozoso testimonio de fe en la caridad”

sábado, 28 mayo 2016 iglesias locales   filoni   animación misionera  

Bucaramanga (Agencia Fides) – El Viernes, 27 de mayo por la tarde, el Card. Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, ha presidido la Concelebración eucarística en la Catedral de Bucaramanga, dedicada a la “Sagrada Familia”, para los sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y miembros de los movimientos laicales de la archidiócesis. Han concelebrado los Metropolitanos y los Vicarios Apostólicos. En la celebración también han estado presentes las Autoridades locales.
La liturgia del día ha tenido por tema la fe como condición para que los dones recibidos por Dios puedan dar fruto. El Cardenal en la homilía ha invitado a hacer un “examen de conciencia sobre nuestras obras en favor de la evangelización”, y ha subrayado que “el deber de ser buenos administradores de la multiforme gracia de Dios se hace fundamental, como reto cotidiano dirigido a todos nosotros: obispos, sacerdotes, diáconos permanentes y fieles laicos”. En nuestra vida, todo es un don recibido de Dios gratuitamente, y que cada don tiene que ser generosamente puesto al servicio de la comunidad. Estos dones son como talentos que nos han sido confiados, para que los administremos en beneficio del cuerpo eclesial y del mundo.
A continuación, el prefecto de la Congregación ha indicado la vida de las primeras comunidades cristianas como modelo para todo agente pastoral y misionero: “una invitación dirigida a todos nosotros a volver a lo esencial, o sea, al gozoso testimonio de fe en la caridad, a ser hombres de nuestro tiempo, profundamente insertados en la historia, pero con la conciencia de ser hermanos en la fe y siervos de Dios”. El Cardenal ha reiterado también que el fundamento de la vida pastoral es la oración, porque sin ella “toda acción nuestra corre el riesgo de quedarse vacía, y el anuncio del Evangelio, al final, queda sin alma”.
Santa Laura Montoya aprendió, en la escuela de la oración, a hacer fructificar los dones y carismas recibidos del Señor en el servicio caritativo y misionero hacia los más olvidados, como entonces eran los indígenas.
“La presencia espiritual de esta santa y su valiosa intercesión, en este clima del Congreso Nacional Misionero – ha dicho para concluir-, son, ciertamente, un estímulo y una invitación a estar "en salida" hacia todos los ambientes y lugares necesitados de la Buena Nueva del Señor resucitado”. (SL) (Agencia Fides 28/05/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network