AFRICA/SUDAFRICA - Los obispos piden claridad sobre el nombramiento de los ministros

viernes, 18 marzo 2016 justicia   obispos  

Johannesburgo (Agencia Fides) - Los Obispos sudafricanos han declarado estar “profundamente preocupados” por la afirmación del Viceministro de Finanzas, Mcebisi Jonas, según el cual la familia Gupta le ofreció el cargo de Ministro de Finanzas. “Es vital que los cargos altos del Estado no se vean comprometidos por la participación en intereses personales o comerciales”, afirma un comunicado recibido por la Agencia Fides de la “Southern African Catholic Bishops’ Conference”.
Jonas ha revelado que la familia Gupta le ofreció convertirse en Ministro de Finanzas al día siguiente del despido realizado por el Presidente Jacob Zuma del anterior titular de dicho cargo, Nhlanhla Nene, una persona conocida por sus habilidades (véase Fides 17/12/2015). Jonas rechazó la oferta y el cargo fue confiado a Des van Rooyen. La familia de empresarios de origen indio se acaparó los titulares de la prensa en 2013 cuando salió a la luz el escándalo por el uso de las fuerzas militares y de policía para transportar y proteger a sus invitados en la boda de un familiar. En aquel entonces, los Obispos Sudafricanos criticaron que se mezclase entre lo público y lo privado (véase Fides 18/5/2013).
Otros funcionarios públicos también han revelado la interferencia de la poderosa familia Gupta, considerada cercana al presidente Zuma, en el nombramiento de los cargos públicos, un hecho subrayado por los obispos: “Las revelaciones del Sr. Jonas dan crédito a otras afirmaciones que hacen referencia a la participación de la familia en el nombramiento de ministros”.
“Tal interferencia socava gravemente la transparencia y la responsabilidad del Gobierno de Sudáfrica, y traicionan la lucha del pueblo por la libertad económica y política”, afirman los obispos.
“La Southern African Catholic Bishops’ Conference ha pedido al Presidente Jacob Zuma y a la leadership del African National Congress (el partido de gobierno, ndr.) que demuestre inequívocamente, que ya no serán tolerados estas irregularidades alarmantes en la conducta de los asuntos de gobierno”.
“Queremos hacer hincapié en que se trata de un asunto de interés vital para el bien común de todos los sudafricanos: no es una cuestión de partidos políticos, en la que, como Iglesia, no tenemos intereses específicos” precian los obispos. "Sudáfrica está pasando por un período difícil económicamente y políticamente, y sólo permaneciendo fieles a los valores fundamentales del buen gobierno y la integridad en la vida pública seremos capaces de hacer frente y superar estos desafíos”, concluye el comunicado. (L.M.) (Agencia Fides 18/3/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network