VATICANO - Las carreteras africanas, lugar privilegiado de evangelización y de educación

martes, 13 noviembre 2012

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – Desarrollar nuevas formas de evangelización adaptadas al contexto de la carretera, en particular a través del uso de las comunicaciones sociales y de los medios de comunicación; hacer más concreta la teología para la realidad de África y Madagascar; promover la vida religiosa y consagrada como femenina como un valor y un testimonio poderoso; promover la formación de los hombres, su mentalidad, sus actitudes y su psicología como un medio para salvaguardar la dignidad de las mujeres, chicas y niños. Son algunas de las recomendaciones que figuran en el documento final, enviado a la Agencia Fides, del 1º Encuentro de Pastoral de la Carretera para el continente África y Madagascar, que se celebró en Dar-Es-Salaam, Tanzania, del 11 al 15 de septiembre organizado por el Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, en colaboración con la Comisión Episcopal para los Emigrantes e Itinerantes de Tanzania.
Los participantes a la reunión instan al Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar, a las Conferencias Episcopales nacionales y a las Diócesis africanas, a organizar encuentros continentales y transcontinentales para promover la aplicación de las convenciones internacionales sobre la protección de los niños y sobre los derechos humanos, así como a colaborar con otros continentes para prevenir la trata de mujeres, niñas y niños. También se solicita una colaboración eclesial a nivel ecuménico e interreligioso para ayudar a las víctimas, y para la adecuada formación de los “ministros laicos itinerantes” para ayudar a la gente en las carreteras.
En las conclusiones, los participantes del encuentro afirman que tienen la certeza de que “África es un continente donde millones de personas, de forma deliberada o no, están en movimiento todos los días, haciendo así de las carreteras africanas un lugar privilegiado de evangelización y educación”.
Por desgracia, “la delincuencia, el tráfico de personas, la debilidad de los sistemas judiciales, algunas prácticas tradicionales, el machismo desequilibrado, están en la base de la vida de la prostitución de mujeres y niñas”, mientras que la pobreza, la violencia doméstica, el abuso sexual, la desintegración familiar, el analfabetismo fomentan el fenómeno de los niños de la calle. Frente a esta realidad, los participantes reconocen que “la primera y más importante misión de la Iglesia es evangelizar, educar y liberar a través de la renovación espiritual y el desarrollo humano, en el espíritu de los valores del Evangelio”. (S.L.) (Agencia Fides 13/11/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network