OCEANIA/PAPUA NUEVA GUINEA - Sobre la educación sexual con el preservativo, las escuelas católicas hacen “objeción de conciencia”

miércoles, 9 mayo 2012

Rabaul (Agencia Fides) – En las escuelas católicas en Papua Nueva Guinea no se impartirá educación sexual fomentando el uso del preservativo a los estudiantes, a pesar de las decisiones del Estado: es la decisión de la Conferencia Episcopal que, según ha referido a la Agencia Fides, ha anunciado la “objeción de conciencia” a las disposiciones del Ministerio de Educación. El Ministerio ha ordenado que en las escuelas secundarias se distribuyan preservativos a los estudiantes. La medida forma parte de una nueva política destinada a combatir el VIH y el SIDA y ofrece un plan de estudios sobre la sexualidad para los escolares.
Después de una asamblea celebrada recientemente, los Obispos afirman: “Aunque el documento emitido por el Ministerio de Educación tiene muchos puntos positivos, no puede obligarnos a seguir una política - el uso de preservativos - que contrasta con nuestra filosofía de la educación”, dice a Fides Mons. Francesco Panfilo, Arzobispo de Rabaul y vicepresidente de la Comisión Episcopal para la Educación Católica. Mons. Panfilo dice que la Iglesia también está preparada para responder ante los tribunales, si el Estado la denunciase ante los tribunales por esta decisión.
La Iglesia católica - explica el Arzobispo a la Agencia Fides - considera la distribución de preservativos como una señal equivoca para los estudiantes: les anima a mantener ulteriores actitudes de libertad sexual antes y fuera del matrimonio, que pueden ser las causantes del VIH. “Si una escuela ofrece un bolígrafo y un libro al estudiante, el mensaje básico es simple: ¡estudia!. Pero si le da un preservativo, el mensaje para los estudiantes será uno sólo: ve y siéntete libre de hacer lo que quieras”, es una invitación a la irresponsabilidad, explica a la Agencia Fides James Ume, director de una escuela secundaria que se llama De La Salle.
Sin embargo, según el Ministerio de Educación no hay manera de controlar totalmente el comportamiento sexual de los estudiantes. Dado que una alta tasa de infección del VIH-SIDA en los últimos años, se ha registrado precisamente en la población escolar, el uso del preservativo, según el Departamento, es útil para limitar los daños y las infecciones.
La Iglesia Católica hace hincapié en cómo las modalidades de un curso de educación sexual y de lucha contra el SIDA, para los estudiantes deben ser responsabilidad de los Consejos del Instituto y deben tener en cuenta la contribución conjunta de profesores y padres de alumnos. La política, dice el padre Paul Jennings, del San Joseph International College de Boroko, “debería hacer más para mantener una partnership con los padres” y no imponer directrices en la educación de sus hijos. (PA) (Agencia Fides 9/5/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network