EUROPA/ESPAÑA - Carta pastoral del Cardenal Rouco Varela con motivo de la Jornada Mundial del DOMUND 2009: “La Iglesia del siglo XXI siente la urgencia de la caridad de Cristo por llegar al corazón de todos, especialmente los más pobres”.

jueves, 15 octubre 2009

Madrid (Agencia Fides) – “La Iglesia del siglo XXI siente la urgencia de la caridad de Cristo por llegar al corazón de todos, especialmente los más pobres, los que más sufren, los más abandonados”. Lo escribe el Arzobispo de Madrid y Presidente de la Conferencia Episcopal Española, el Cardenal Antonio Mª Rouco Varela, en la Carta Pastoral redactada con motivo de la Jornada Mundial de las Misiones “DOMUND 2009”, que se celebrará el próximo domingo 18 de octubre. Reflexionando sobre el tema de este año, , “La Palabra, luz para los pueblos”, el Arzobispo recuerda que la Palabra de Dios, “es viva y eficaz, no está anticuada ni desfasada, sigue de plena actualidad y es para el hombre, para la sociedad y para el mundo contemporáneos luz y vida, que todo lo ilumina y ayuda a entender y superar todas las circunstancias de la vida”.
El Cardenal recuerda que “la Iglesia ha recibido de Jesús, como lo esencial de su testamento, el mandato de llevar esta Palabra, es decir, de llevarle a Él mismo, a todas las gentes. Ésta es la razón de ser y la vocación de la Iglesia”. De aquí la urgencia de la caridad cristiana hacia los pobres, los que sufren y los que están marginados. Hablando de la importancia del “DOMUND”, el Presidente de la Conferencia Episcopal Española explica que se trata de “una expresión bien concreta de esta conciencia evangelizadora que todos, desde el Santo Padre hasta el último de los bautizados, tenemos por ser cristianos”. El penúltimo domingo del mes de octubre, en efecto, “la Iglesia recuerda nuestro compromiso misionero, que no puede reducirse, ciertamente, a la aportación económica, tan necesaria. Este compromiso exige oración, mucha oración y muchos sacrificios por las misiones y por los misioneros”. Con este propósito el Arzobispo explica que los religiosos y religiosas de vida contemplativa de la diócesis, “son los primeros misioneros con los que contamos”.
El compromiso misionero – continua el texto pastoral – necesita también la exigencia de promover la vocación misionera, “en las familias, en las parroquias, en los colegios, en los movimientos y asociaciones apostólicas”. A pesar de los muchos sacerdotes, religiosos y seglares que la archidiócesis de Madrid ha enviado en varias partes del mundo es “preocupante por el descenso de este espíritu misionero” el Arzobispo recuerda la necesidad de que “los jóvenes se pregunten con seriedad su posible vocación misionera” sin dejar de interrogarse sobre las causas del “desequilibrio entre el crecimiento de la solicitud solidaria con los más desfavorecidos y el descenso en la respuesta generosa a la llamada de Dios a la misión”.
Recordando la Colecta misionera que se realizará el domingo, el Cardenal Rouco Varela recuerda que el compromiso misionero “es también económico”, porque a misión “va unida, en muchas ocasiones, a la pobreza de los pueblos a los que se va a evangelizar”, y “la ayuda que les prestemos es para muchos el único medio de sobrevivir en lugares de verdadera necesidad material”. La Carta concluye con una acción de gracias “a Dios por los misioneros de la archidiócesis de Madrid, por el don de sus vidas y por los frutos de su trabajo apostólico” y con la invitación a todos los fieles de la diócesis “a ofrecerles también a ellos el cariño y las oraciones”. (GT) (Agencia Fides 15/10/2009)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network