ASIA/SIRIA - Marcha franciscana siguiendo las huellas de San Pablo

viernes, 26 septiembre 2008

Damasco (Agencia Fides) –Marcharon, rezaron, experimentaron la precariedad y compartieron las alegrías y las dificultades del viaje, siguiendo las huellas de San Pablo para aprender de él el auténtico espíritu del apóstol. Ésta ha sido la extraordinaria experiencia de un grupo de jóvenes de distintos países de Medio Oriente que acompañados por algunos religiosos y religiosas de la familia franciscana realizaron recientemente la “Marcha franciscana” en Siria siguiendo los pasos de San Pablo.
Como le informó a la Agencia Fides la “Custodia franciscana de Tierra Santa” el tema de la marcha franciscana en Siria, en su cuarta edición anual, ha sido “Pablo, de persecutor a Apóstol de Jesucristo”.
“San Pablo ha sido nuestra guía para conocer, amar y seguir a nuestro Dios” nos cuenta fray Firas Lutfi OFM, animador vocacional en Siria. La marcha es una iniciativa nacida para promover en los jóvenes un discernimiento vocacional más profundo, gracias a la experiencia del camino, de la oración, de la lectura de la Biblia y del diálogo cotidiano con otros religiosos.
“Nosotros, jóvenes de Siria, país en el que sucedió el suceso más importante de la vida de San Pablo –la llamada camino a Damasco– hemos querido caminar y rezar reflexionando sobre la importancia de este acontecimiento también en relación a nuestra historia personal”, afirmaron los participantes.
Para poder entender el pensamiento de San Pablo es necesario partir de Damasco, momento de su primera iluminación. Es por eso que el itinerario de la marcha franciscana inició en Damasco y continuó su recorrido por la zona Norte, pasando por Ghassanieh, Yacubieh y Knayeh, lugares que recuerdan los orígenes de la Iglesia apostólica en Siria, poco distante de la ciudad de Antioquia (otro lugar paulino en Turquía).
La participación de los jóvenes –hacen notar los organizadores– ha sido verdaderamente significativa, tanto por el número como por la variedad de proveniencia (Jordania, Líbano, Irak, Egipto). Los muchos “colores nacionales” de los participantes han ofrecido un elemento de riqueza e intercambio cultural.
Además, para celebrar el Año jubilar de San Pablo, S.E.R. Mons. Giuseppe Nazzaro, Vicario Apostólico de Siria, concedió a los marchantes una indulgencia plenaria, dándoles un ulterior motivo de alegría y un “pedazo de Paraíso” a los jóvenes participantes.
(PA) (Agencia Fides 25/9/2008 líneas 31 palabras 376)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network