http://www.fides.org

Europa

2003-10-03

EUROPA/ITALIA - SAN DANIEL COMBONI: PRECURSOR, PADRE Y APÓSTOL DE ÁFRICA

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) – La Agencia Fides ha pedido al P. Fidel González Fernández, Misionero Comboniano y actual Rector del Colegio Pontificio Urbaniano, una aportación sobre la figura de Daniel Comboni en el contexto histórico y social del 1800. Presentamos a continuación algunos extractos de su intervención, que es posible leer integra, en italiano, en nuestro sitio www.fides.org.

“Daniel Comboni demostró ser un verdadero profeta y precursor de lo que debía y está siendo África” escribe el Cardenal nigeriano Francis Arinze, ponente de la Causa de beatificación de Comboni. “Daniel Comboni fue padre, pastor y amigo de África”, escribe uno de los misioneros presentes en la muerte de Daniel Comboni que tuvo lugar en Jartum el 10 de octubre de 1881 a los 50 años de edad.
La vida misionera de Comboni en favor del pueblo africano coincide con uno de los periodos más discutidos de África moderna. En el siglo XIX se dan cita en África pasiones y contradicciones de toda clase: explotaciones, lucha entre las potencias para su dominio, enfrentamientos con el mundo musulmán, trata de esclavos, luchas tribales. En este escenario hay que colocar el movimiento misionero de la Iglesia del que Comboni es uno de sus padres. La pasión misionera de Daniel Comboni por el pueblo africano queda sintetizada en sus lemas, tantas veces repetidos: “África o muerte”, “Salvar África con África” y en su firma: “Daniel Comboni esclavo de los Negros”.
Partió para África en 1857 con uno de los primeros grupos de misioneros. Esta misión fue cerrada y considerada fallida debido a la muerte de la mayor parte de los misioneros, pero Comboni permaneció fiel a su juramento misionero hasta el final. Propone un Plan global para la Evangelización de África donde ve a los africanos como sujetos de la historia evangelizadora del primer momento (“regenerar África con África”) (1864). Vuelve a fundar la misión (1872) con el apoyo de Pio IX y contra el parecer de muchos ambientes eclesiásticos y seculares que veían esta iniciativa como un sueño ilusorio. Promueve un movimiento misionero en que implica a Obispos, sacerdotes, religiosos y laicos con una gran y única pasión: hacer presente a Cristo en el mundo africano. Con este fin funda varias obras e institutos misioneros. Comboni fue uno de los primeros en la Iglesia en insistir que la vocación misionera es parte constitutiva del bautismo de todo cristiano y no un “asunto de monjas y frailes”. Por ello abre caminos misioneros a los sacerdotes diocesanos y laicos consagrados y casados entre los no cristianos. Quiso así mismo que las mujeres – consagradas a las que llamaba “vírgenes de la caridad” o casadas - fueran misioneras en tierras de Misión. Fue por ello el primero en llevar a las mujeres misioneras a África. Insiste en que el cristiano es llamado a la misión por vocación recibida ya desde el bautismo. Ya en 1867 lleva a 15 jóvenes africanos (hombres y mujeres) como misioneros a África, antiguos esclavos rescatados que se hicieron cristianos y maestros habiendo recibido de Comboni la formación.
Comboni fue el primer Obispo de África central. Luchador indómito contra la trata árabe de esclavos, lamentó tanto la política de explotación colonial como la ambigua política misionera de algunos políticos y eclesiásticos católicos de entonces.
“Para Daniel Comboni – escribe el Cardenal africano Francis Arinza - consumido por el deseo de compartir la buena Nueva de Jesucristo con todos los africanos, la evangelización del continente africano era asunto de toda la Iglesia ... En el tiempo de Comboni muchos pensaban en África como objeto de explotación , de ocupación, de repartición y dominio. Otros soñaban con un África a quien ayudar , civilizar y educar. Pero para ellos África era siempre vista como objeto no como sujeto. No era esto lo que pensaba Comboni..” (Arinze). El quería una África donde resplandeciera en plenitud el rostro de Cristo. He aquí el sentido de su santidad y porque el es un milagro de Dios, esto es un signo de su amor hacia los africanos. (S.L.) (Agencia Fides 3/10/2003 Líneas: 51 palabras: 678)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network