http://www.fides.org

Africa

2003-09-23

AFRICA/COSTA DE MARFIL - DESPUÉS DE LA REAPERTURA DE LAS FRONTERA, RESTABLECIDA LA CONEXIÓN FERROVIARIA ENTRE COSTA DE MARFIL Y BURKINA FASO. PERO EL PAÍS ESTA TODAVÍA LEJOS DEL RETORNO A LA NORMALIDAD A UN AÑO DEL ESTALLIDO DE LA GUERRA CIVIL

Abidján (Agencia Fides) - Se han restablecido las conexiones ferroviarias entre Costa de Marfil y Burkina Faso. El domingo 21 de septiembre el primer convoy ferroviario proveniente de Burkina Faso llegó al puerto marfileño de Bobo Dioulasso.
“Han sido los trabajadores marfileños y los de Burkina los que pidieron ayuda con una carta a los presidentes de los dos países para reabrir lo antes posible la línea ferroviaria. Los empelados estaban de hecho a punto de ser despedidos porque la línea llevaba interrumpida 12 meses” dice a la Agencia Fides un misionero que trabaja en Bouaké en el norte de Costa de Marfil, en la zona ocupada por los rebeldes del MPCI (Movimiento Patriótico de Costa de Marfil). El restablecimiento de las conexiones ferroviarias entre Costa de Marfil y Burkina Faso se ha producido pocas semanas después de la reapertura de la frontera entre los dos países (ver Fides 11 septiembre 2003). “Estos últimos acontecimientos son importantes; desgraciadamente, sin embargo, se ha creado un mecanismo perverso: los camioneros deben pagar no sólo los legítimos peajes en la frontera entre los dos países, sino que también se ven obligados a pagar cada vez que se encuentran con un puesto de bloqueo entre la zona controlada por el gobierno y la controlada por la guerrilla” afirma el misionero.
A un año del estallido de la guerra civil en Costa de Marfil, el país vive todavía en una situación difícil. A pesar de los acuerdos de Marcoussis (Francia) firmados en enero del 2003, Costa de Marfil está dividida en dos partes, una zona bajo el control de las fuerzas regulares y el noroeste en manos de una serie de movimientos rebeldes. El gobierno de unidad nacional en el que hay representantes incluso de los guerrilleros, permanece bloqueado con respecto al nombramiento del ministro de defensa y de Exteriores. A mediados de septiembre, el Presidente Laurent Gbagbo, nombró ministro de defensa a Rene Amani, un político independiente amigo del primer Ministro Seydou Diarra y ministro de Interior a Martin Bleou, un activista de los derechos humanos.
A la dirección del MPCI no le ha agradado, sin embargo, la elección del Presidente. “Hoy se reúnen los vértices políticos y militares del movimiento para discutir un eventual retiro temporal del gobierno de unidad nacional y la suspensión del desarme de las propias fuerzas. Si así fuese Costa de Marfil correría el riesgo de precipitarse de nuevo en la guerra civil” dice la fuente de la Agencia Fides. La gente está exasperada. Aquí al norte no se pagan los sueldos desde hace 12 meses, los campesinos no cultivan ya porque los rebeldes roban las cosechas”.
“En esta situación, como creyentes, tenemos confianza en la acción del Espíritu. Es El quien sostiene nuestra esperanza; si mirásemos solo la acción humana hace tiempo que habríamos caído en la desesperación” concluye el misionero. (L.M.) (Agencia Fides 3/9/2003 Líneas: 40 palabras: 514)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network