http://www.fides.org

Africa

2003-09-12

AFRICA/REPÚBLICA CENTROAFRICANA - UNA CRISIS OLVIDADA: LA REPUBLICA CENTROAFRICANA

Bangui (Agencia Fides) – África es conocida por el gran público sobre todo por las emergencias humanitarias, las guerras y las devastaciones. Se crea un momento de atención en los grandes medios de comunicación, se movilizan las organizaciones humanitarias, a veces también tropas militares pero después, pasada la primera fase de la emergencia, se olvida el país en cuestión y se pasa a otro.
Actualmente entre los países africanos el centro de atención es Liberia. Se intenta poner fin a la guerra civil que comenzó en 1999 y recuperar las estructuras estatales. ¿Pero que sucede cuando un país deja de ser el centro de la prensa?
Tomemos por ejemplo la Republica Centroafricana que acaba apenas de salir de una guerra civil, concluida el 15 de marzo de este año con la caída del Presidente Ange-Félix Patassé. Fue destituido del poder por las fuerzas fieles al ex jefe de estado mayor, el general Fraçois Bozizé que tomo el poder y en junio de esta año fue reconocido como Presidente de la República Centroafricana por los piases vecinos que componen la Unión Económica y Monetaria de África Central (CEMAC) (ver Fides 6 junio 2003 http://www.fides.org/spa/news/2003/0306/06_244.html)
A poco meses de distancia hemos querido verificar como se está desarrollando el proceso de normalización del país. “El país ha debido afrontar meses de vandalismo en las calles y de inseguridad general” dicen algunos misioneros Combonianos que se encuentran en Bangui, capital del país. “Ahora la situación ha mejorado por lo menos aquí en Bangui, la fuerza de paz enviada por los países africanos ayuda a las autoridades locales a mantener el control del orden público. No hay ya riesgo de ser parado en las calles por gente armada aunque ciertamente el país no es un oasis de seguridad. Amplias zonas sobre todo rurales están todavía fuera del control de las autoridades”.
La vuelta de las condiciones de seguridad está permitiendo a los misioneros el conducir con mayor vigor sus actividades. Durante la guerra civil diversas misiones sobre todo en el norte del país fueron saqueadas. “Diversas ordenes religiosas están reparando los daños sufridos en sus misiones” dicen los Padres combonianos. “Aunque todavía existen algunas zonas como la de Bossangoa, en las cuales es necesario actuar con prudencia, la situación general ha mejorado. Por ejemplo, podemos movernos con relativa tranquilidad de una misión a otra con frecuencia distantes centenares de kilómetros” afirman los misioneros.
“La mejora de las condiciones de seguridad es muy importante pero no basta por si solo para garantizar el retorno de la normalidad. La economía del país es muy débil: los trabajadores estatales han vuelto a la huelga por falta del pago de los estipendios. Si se quiere realmente ayudar a esta país hay que favorecer el crecimiento de la economía local” (L.M.) (Agencia Fides 12/9/2003 Líneas: 37 Palabra: 467)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network