NEWS ANALYSIS - El cardenal Ambongo: en el Congo la Iglesia está junto al pueblo en medio de la crisis y los riesgos de la balcanización

sábado, 28 noviembre 2020 sociedad civil   guerras   política   paz   economía   grupos armados  

Kinshasa (Agencia Fides) - Con la creación como cardenal de Fridolin Ambongo Besungu, arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), el Papa Francisco parece confiar cada vez más de África y ha querido que uno de los purpurados más jóvenes y representativos estuviera junto a él al incorporarlo a su Consejo de cardenales. Profundamente consciente de la realidad de su país y alarmado por los numerosos problemas que padece, el arzobispo de Kinshasa analiza, a preguntas de la Agencia Fides, la situación actual y el papel de la Iglesia en la promoción del diálogo y la paz en el Congo.

La República Democrática del Congo sigue siendo uno de los estados más problemáticos del mundo, afectado por tensiones sociales muy graves, conflictos en algunas de sus regiones y una pobreza endémica a pesar de la riqueza infinita a su disposición. El gobierno del presidente Félix Tshisekedi, que asumió el cargo en la primavera de 2019, parece estar bloqueado, mientras el diálogo entre los sujetos políticos que debería propiciar las esperadas reformas, está estancado desde hace meses, en especial, con los simpatizantes del expresidente Joseph Kabila. Esta parálisis afecta principalmente a la población, ya agobiada por los muchos problemas que en los últimos años han convertido al Congo en el tercer estado más pobre del mundo.

“A nivel social, la situación es dramática. No hay avance social ni económico para la gente y el sufrimiento siempre aumenta. Sabemos que el nuevo gobierno está formado por una coalición dividida en muchos aspectos. El actual presidente y el saliente no se comunican. Así se bloquea el camino del gobierno y con él el servicio que ha de prestar a la población. El presidente ha abierto recientemente una nueva fase de consultas, pero el tiempo pasa y la gente está cada vez más puesta a prueba. Gracias a Dios, al menos la cuestión del ébola se ha controlado y la pandemia de coronavirus no ha resultado tan terrible como se temía. No son muchos los casos, aunque seguimos llamando sin descanso a todos nuestros conciudadanos a que pongan mucha atención y sean precavidos. A nivel socioeconómico, la situación es preocupante”. (...)


Compartir:
sociedad civil


guerras


política


paz


economía


grupos armados