ÁFRICA/LIBIA - Procurador líbico:sabemos donde están enterrados los mártires coptos degollados por los yihadistas

viernes, 29 septiembre 2017

Copts Today

Trípoli (Agencia Fides) – El Procurador general líbico Al Sadiq al Sour ha referido en una conferencia de prensa que celebró ayer jueves 28 de septiembre que ha sido individuado el lugar donde se encuentran enterrados los restos mortales de los 21 cristianos coptos degollados por los yihadistas del Estado Islámico (Daesh ) en 2015. Según cuanto ha referido el mismo procurador, ya han iniciado las excavaciones en la zona en la que se encuentra la fosa común. El posible hallazgo de lo que queda de los cuerpos de las víctimas se debe a la detención de un hombre acusado de haber tomado parte en la masacre, reivindicada por los yihadistas con la publicación en la red de un macabro vídeo de la decapitación colectiva. El Procurador Al-Sadiq al-Sour también ha indicado una playa cercana a un hotel de la ciudad de Sirte como el lugar en el que se produjo la matanza y ha añadido que se ha individuado al hombre que gravó las escenas y montó el vídeo.
La noticia de la posible recuperación de los cuerpos de los 21 coptos se ha propagado rápidamente por todo Egipto, generando gran entusiasmo, especialmente en las comunidades coptas de la región de Minya, de donde provienen la mayoría de las víctimas de la masacre. Los familiares de las víctimas se han puesto de inmediato en contacto con la cancillería egipcia para confirmar la noticia y han pedido que los restos mortales de sus seres queridos, que ya son celebrados como mártires, regresen pronto a su Patria para ser enterrados en las iglesias y capillas que les han sido dedicadas.
Los 21 coptos egipcios fueron secuestrados en Libia en enero de 2015. El vídeo de su decapitación fue subido a la red por sitios yihadistas el 15 de febrero. Apenas una semana después de su decapitación bárbara, el patriarca católico ortodoxo Tawadros II decidió inscribir a los 21 mártires degollados por el Estado islámico en Libia en el Synaxarium, el libro de los mártires de la Iglesia Copta, estableciendo que su memoria fuese celebrada el 15 de febrero. “El vídeo que retrata su ejecución – dijo tras la masacre a la Agencia Fides Anba Antonios Aziz Mina, obispo copto católico emérito de Guizeh - fue montado como una escena de cine escalofriante con la intención de difundir el terror. Sin embargo, en ese diabólico producto del horror sangriento, se ve que algunos de los mártires, en el momento de su ejecución bárbara, repetían 'Señor Jesucristo'. El nombre de Jesús fue la última palabra en sus labios. Como en la pasión de los primeros mártires, confiaron en Aquel que pronto los recibiría. Y así celebraron su victoria, la victoria que ningún asesino podrá quitarles. Ese nombre susurrado en el último instante fue el sello de su martirio”. (GV) (Agencia Fides 29/9/2017).


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network