ÁFRICA/SIERRA LEONA - “La deforestación y la construcción ilegal están en el origen de la tragedia de Regent”, asegura un misionero

lunes, 21 agosto 2017 catástrofes naturales  

Freetown (Agencia Fides) - “Como siempre nos preguntamos si se podría haber evitado, si la sabiduría humana podría haber salvado muchas vidas y muchas cosas construidas con esfuerzo y duro trabajo”, escribe el padre Gerardo Caglioni, misionero javeriano con una larga experiencia en Sierra Leona, al comentar la tragedia que ocurrió en la noche del 13 y 14 de agosto, cuando la ladera de la montaña se desplomó en el pueblo de Regent causando al menos 500 muertos. “Este pueblo fue una de las primeras ciudades donde se asentaron los grupos de esclavos liberados. También se abrió la primera escuela cristiana en estas comunidades, la “Christian Institution”, que creció y se convirtió en la primera universidad del África negra, el “Fourah Bay College”, a la que se llamó “el Atenas de África”. El padre Caglioni opina sobre lo que sucedió: “Para quien ha vivido como yo desde hace años en ese país y trabaja en esa zona como para conocerla un poco, te viene inmediatamente a la mente el espectáculo de hace casi 40 años y el de mi último viaje del año pasado. Colinas enteras que no tienen nada de verde, el verde que necesariamente una colina o una montaña tiene que tener. Hace años, se podía ver el humo de los troncos que se usaban para la preparar el carbón vegetal. Después el bosque desapareció y con él todo lo que el tenía ese terreno. Se creyó entonces que en las colinas desérticas se podían construir casas de todos los tamaños sin una planificación, sin calles, sin drenajes o alcantarillas, sin que haya una sola ley que impida que se ignoren los permisos de construcción. ¿Dónde están las escuelas, los ambulatorios, los centros comunitarios?, ¿de dónde sacan agua para sus necesidades, especialmente en la estación seca? Hay muchas preguntas sin respuesta, sin planes de desarrollo y sin planes de emergencia. Y si hablamos de las basuras. Cada año se ven por las calles de la ciudad de Freetown montañas de basura con plástico de todo tipo. En la estación seca resulta asfixiante el olor de la descomposición de la basura por el calor. Durante la estación de lluvias, muchas veces en la ciudad se ven aluviones que bajan hacia el mar atascando con desperdicios de todo tipo los desagües y e inundando las carreteras. Por último, es necesario decir que los gobernantes deben asumir sus responsabilidades en la administración de este territorio que cuenta con un millón y medio de habitantes y que es una bomba de relojería. Es necesario planificar y limitar la entrada de nuevos habitantes para otorgar un mínimo de seguridad y dignidad a los residentes. Es necesario repensar la planificación de las zonas habitadas y aplicar una política urbana. No se debe llorar por errores no corregidos cuando se pueden y deben evitar”, concluye.
(L.M.) (Agencia Fides 21/8/2017)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network