VATICANO - Se abre el camino hacia la beatificación del Card. Celso Costantini

jueves, 6 octubre 2016 beatificación  

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - La Conferencia Episcopal Triveneta “ha expresado su parecer favorable al inicio de la causa de beatificación del cardenal Celso Costantini (1876-1958), una figura de gran impulso misionero y de caridad pastoral, así como de evangelizador de China, oriundo de la diócesis de Concordia - Pordenone”. La declaración de los obispos de Triveneto informada con estas palabras sobre la decisión tomada durante una jornada de estudio dedicada a la catequesis y al anuncio del Evangelio, que se celebró el 30 de septiembre en la sede de la Conferencia Regional de Zelarino (Venecia).
Celso Costantini nació en 'Castions di Zoppola' el 3 de abril de 1876, fue ordenado sacerdote el 23 de diciembre de 1899. Fue párroco en varias parroquias, demostrando un gran espíritu misionero. En 1920 fue nombrado Administrador apostólico de Fiume, y luego obispo el 22 de julio de 1921. El 12 de agosto de 1922 el Papa Pío XI lo nombró primer Delegado apostólico en China, elevándolo a la dignidad de Arzobispo.
En 1924 promovió el “Primum Concilium Sinense”, Concilio Plenario de China, celebrado en Shanghai. Gracias a su obra, el 28 de octubre de 1926, fueron consagrados por el Papa Pio XI en la Basílica de San Pedro en Vaticano, los primeros 6 obispos chinos. En 1927 fundó la primera congregación religiosa china, la Congregación de los Discípulos del Señor, para promover la evangelización en China realizada por los chinos. Gracias a su compromiso nació la primera Universidad católica china, Fu Ren, ahora en Taiwan.
De regreso a Italia, del 1935 al 1953 fue Secretario de la Congregación "de Propaganda Fide", actual Congregación para la Evangelización de los Pueblos y durante su mandato, por directo interés suyo, fue instituida la jerarquía eclesiástica en China, en 1946. El Papa Pío XII lo creó Cardenal en el Consistorio del 12 de enero de 1953. Murió en Roma el 17 de octubre de 1958, tras la muerte de Pío XII y la elección de Juan XXIII. Su radiante figura y su obra son un punto de referencia para las relaciones entre China y la Santa Sede. (SL) (Agencia Fides 06/09/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network