VATICANO - El fenómeno de la migración: un llamamiento que involucra a toda la humanidad

sábado, 1 diciembre 2012

Roma (Agencia Fides) – “Si bien las situaciones algunas veces dolorosas y dramáticas e incluso la migración siguen siendo, en su naturaleza fundamental, un anhelo de esperanza. Afrontando las adversidades y dificultades que implica la movilización a regiones desconocidas, el migrante comienza su viaje con una esperanza en la mente: construir un nuevo futuro para ellos y sus seres queridos. Desde una perspectiva global, el fenómeno de la migración también puede ser visto como un llamamiento que implica a toda la humanidad”. Estas son las palabras del Presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, el Cardenal Antonio María Veglio, pronunciadas con motivo del inicio de la actividades 2012-2013 del Scalabrini International Migration Institute (SIMI), en la tarde del 29 de noviembre, en presencia de profesores, estudiantes, misioneros y profesionales del sector.
En su discurso sobre el tema “La importancia de la Constitución Exsul Familia 60 años después de su promulgación”, el Cardenal ha destacado tres aspectos de este documento de 1952, “destinado a convertirse en el primer pronunciamiento del Magisterio pontificio” sobre el cuidado pastoral de los migrantes, en sus aspectos analíticos, teológicos y normativos. Tras señalar que “es fruto de la época en que fue escrito”, el Cardenal ha señalado que el fenómeno de la migración ha experimentado cambios significativos en las décadas sucesivas y la Iglesia, en todos los niveles, ha tratado de crear nuevas estructuras para continuar desempeñando adecuadamente su servicio pastoral.
El Cardenal Vegliò ha subrayado el hecho de que “la Exsul familia ofrece, en esencia, un resumen de la actividad de la Iglesia en relación con el fenómeno de la migración” en la primera mitad del siglo XX. Así que el “estudio hermenéutico de la situación, que propone el documento, sirve para aprovechar la experiencia de las comunidades eclesiales en el territorio y sugerir modelos que puedan ser de ayuda en la organización de la atención pastoral de los migrantes”.
Por último, la Constitución Apostólica proyecta una visión profética del futuro. “En el contexto actual de la migración en Europa y en todo el mundo – ha dicho el Cardenal - al igual que hace sesenta años con la Exsul familia, hoy la Iglesia está llamada a revisar y, una vez más, a hacer un resumen de su pasado... Así que hay que mirar al pasado para discernir lo que es positivo y dejar de lado lo que ha sido negativo”. (SL) (Agencia Fides 01/12/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network