ASIA/PAKISTAN - Los Obispos: “la solución del caso Rimsha es una contribución a la paz y la armonía”

martes, 20 noviembre 2012

Lahore (Agencia Fides) – “El resultado del caso de Rimsha Masih, la joven cristiana absuelta de falsas acusaciones de blasfemia, será una contribución a la paz, la justicia e la armonía interreligiosa en Pakistán”, dice a Fides el p. Yousaf Emmanuel, Director de la Comisión “Justicia y Paz” de la Conferencia Episcopal de Pakistán. La Comisión supervisa todos los casos de blasfemia en el país y ofrece los datos actualizados a la Agencia Fides: en 2011, 161 personas han sido acusadas y 9 asesinadas en ejecuciones extrajudiciales, víctimas de la ley sobre la blasfemia, integrada por los artículos 295b y 295c (insulto al Corán o al Profeta Mahoma) del Código Penal de Pakistán. Además, el “Human Rights Monitor 2011”, el informe anual editado por la Comisión, pone en evidencia que entre 1986 (cuando la ley entró en vigor) y el 2010, han sido acusadas 1.081 personas de blasfemia, entre ellos 138 cristianos, 468 musulmanes, 454 ahmadíes y 21 hindúes
El Director de la Comisión, hablando en nombre del Episcopado Pakistano a Fides pone de relieve: “Hoy es un gran día, no sólo para los cristianos, sino para todo el país. La defensa de Rimsha tenían argumentos sólidos y el tribunal ha decidido a su favor. Estamos felices como católicos, pero también están felices muchos musulmanes que han compartido con nosotros esta batalla por la justicia”. El caso de Rimsha, nota el p. Emmanuel, “ha fortalecido el diálogo interreligioso en Pakistán: en todas las sedes, en cada reunión, en cada debate, los cristianos y los musulmanes se han encontrado en el mismo lado, en sintonía, en la defensa de los mismos valores de civilización, verdad, legalidad y justicia. Condenando juntos los abusos de la ley sobre la blasfemia, la cual, cabe destacar, que actualmente afecta mayoritariamente a ciudadanos musulmanes.
Este caso ha incrementado la armonía interreligiosa y servirá como ejemplo del enfoque correcto a seguir para resolver todos los problemas a los que se enfrenta el país”. El Director indica la “lección” de la historia de Rimsha: “el caso Rimsha nos enseña que, como cristianos y musulmanes estamos llamados a trabajar juntos en respeto y cordialidad, para luchar contra los fundamentalistas y extremistas que intentan romper la armonía y crear conflictos en la sociedad. Por nuestra parte, creemos que este es el enfoque del Evangelio: ponerse delante del hermano en un espíritu de bondad y de amor”. (PA) (Agencia Fides 20/11/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network