VATICANO - Benedicto XVI en el Líbano: “en esta región, que vio sus obras y recogió sus palabras, continúe resonando el Evangelio como hace 2000 años y que sea vivido hoy y siempre”

lunes, 17 septiembre 2012

Beirut (Agencia Fides) – “Con la entrega de este documento, comienza su estudio y asimilación por parte de todos los protagonistas eclesiales: pastores, personas consagradas y laicos, para que cada uno encuentre una alegría nueva en proseguir su misión, animados y fortalecidos para aplicar el mensaje de comunión y de testimonio desarrollado según los distintos aspectos humanos, doctrinales, eclesiológicos, espirituales y pastorales de esta Exhortación”. Con estas palabras el Santo Padre Benedicto XVI ha acompañado la entrega de la Exhortación Apostólica post-sinodal “Ecclesia in Medio Oriente” a los Patriarcas católicos de Oriente Medio, a los Presidentes de las Conferencias Episcopales de Turquía y de Irán y a una representación de fieles, al finalizar la Santa Misa celebrada en el City Center Waterfront de Beirut, el domingo 16 de septiembre por la mañana. Dirigiéndose a los “queridos hermanos y hermanas del Líbano y de Oriente Medio”, el Pontífice ha deseado que “esta Exhortación sea una guía para avanzar por los caminos multiformes y complejos en los que Cristo os precede”, y ha terminado diciendo: “Que la comunión fraterna sea una ayuda en la vida cotidiana y signo de la fraternidad universal que Jesús, el primogénito entre muchos, vino a instaurar. Y así, en esta región, que vio sus obras y recogió sus palabras, continúe resonando el Evangelio como hace 2000 años y que sea vivido hoy y siempre”.
En la homilía de la Misa, momento principal de su viaje apostólico, e presencia de 300 Obispos, de peregrinos y fieles de todo el Oriente Medio, del Presidente de la República del Líbano y de otras personalidades institucionales, el Pontífice ha comentado las lecturas del día, donde Jesús “hace comprender que quien quiera ser discípulo suyo, debe aceptar ser un servidor, como él mismo se ha hecho siervo”. Después ha continuado diciendo: “imploro particularmente al Señor que conceda a esta región de Oriente Medio servidores de la paz y la reconciliación, para que todos puedan vivir pacíficamente y con dignidad. Es un testimonio esencial que los cristianos deben dar aquí, en colaboración con todas las personas de buena voluntad. Os hago un llamamiento a todos a trabajar por la paz. Cada uno como pueda y allí dónde se encuentre”.
La invitación a trabajar sin descanso “para que nuestro amor por Cristo nos conduzca paso a paso hacia la plena comunión entre nosotros” ha sido lanzada por el Papa durante el encuentro ecuménico en el Patriarcado Siro-católico de Charfet, la tarde del domingo 16 de septiembre, donde se ha reunido con los Patriarcas Ortodoxos, los representantes de las Confesiones Protestantes del Líbano y los Patriarcas católicos del Líbano. “Nuestro encuentro de esta tarde – ha dicho el Pontífice en su discurso - es un signo elocuente de nuestro deseo profundo de responder a la llamada del Señor Jesús, «que todos sean uno» (Jn 17,21). En estos tiempos inestables y proclives a la violencia, que experimenta vuestra región, es todavía más urgente que los discípulos de Cristo den un testimonio auténtico de su unidad, para que el mundo crea en su mensaje de amor, paz y reconciliación. Es un mensaje que todos los cristianos, y nosotros en particular, tenemos la misión de transmitir al mundo, y que adquiere un valor inestimable en el contexto actual de Oriente Medio”
Durante la Ceremonia de despedida del Líbano en el aeropuerto internacional “Rafiq Hariri” de Beirut, el Santo Padre ha dicho entre otras cosas: “Mi agradecimiento se dirige en particular a todo el pueblo libanés, que forma un hermoso y rico mosaico, y que ha sabido manifestar al Sucesor de Pedro su entusiasmo, con la aportación multiforme y específica de cada comunidad. Gracias de corazón a las venerables Iglesias hermanas y a las comunidades protestantes. Gracias en particular a los representantes de las comunidades musulmanas. Durante toda mi estancia, he podido constatar cuánto vuestra presencia ha contribuido al éxito de mi viaje. El mundo árabe y el mundo entero habrán visto, en estos momentos de turbación, a los cristianos y a los musulmanes reunidos para celebrar la paz” (SL) (Agencia Fides 17/09/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network