ASIA/PAKISTAN - Rimsha no estará presente en el aula para el proceso; la ley sobre la blasfemia es “una espina pera el país”

jueves, 13 septiembre 2012

Islamabad (Agencia Fides) – Rimsha Masih, la niña cristiana acusada de blasfemia y puesta en libertad bajo fianza por un tribunal de Islamabad, no estará presente en aula durante la nueva audiencia del juicio, prevista para mañana, 14 de septiembre. Lo ha confirmado a Fides el abogado de Rimsha, el cristiano Tahir Naveed Chaudhry, de la “All Pakistan Minorities Alliance”. En conformidad con los procedimientos vigentes, explica el abogado, el acusado en libertad bajo fianza debe presentarse sólo en caso de que el fiscal (o acusación) lo pida expresamente y el juez así lo disponga. Algo que no ha sucedido. Chaudry dice ser “optimista con respecto al tema, porque no hay pruebas contra Rimsha”, pero afirma que “pasará tiempo antes de que se llegue a una absolución total”.
Al comentar la cuestión, el p. Robert McCulloch, misionero de San Columbano desde hace 34 años en Pakistán, un profundo conocedor del país, dice a la Agencia Fides: “El caso de Rimsha ha servido para algo: puede ser el principio del fin de los abusos de la ley sobre la blasfemia, que es como una espina de pescado en la garganta de Pakistán. El Gobierno podrá hacer referencia a Rimsha para casos similares en el futuro”. “El Presidente de Pakistán, Ali Zardari - recuerda el p. McCulloch – ha prometido comprometerse para prevenir los abusos de la policía y del sistema judicial en la aplicación de la ley sobre la blasfemia. El caso de Rimsha llevado a una evolución muy importante, ya que el abuso flagrante de la ley se ha puesto ante la vista de todos. Las instituciones, los líderes islámicos, toda la sociedad lo ha condenado”.
“Ahora - continúa el misionero - a pesar de la tragedia de esta niña, la historia de Rimsha puede ayudar a detener el abuso de la ley. Tenemos que trabajar juntos con las instituciones para acabar con la instrumentalización de la ley, que es contraria al espíritu original de la nación, como la deseaba el fundador Ali Jinnah, quien imaginaba un Pakistán integrador y armonioso. Es una ley creada por un dictador y es claramente desequilibrada, arruina la imagen de Pakistán en el ámbito internacional, por lo que es de interés común el poderla modificar”. (PA) (Agencia Fides 13/9/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network