AFRICA/MOZAMBIQUE - Balance de la vida de la Iglesia en Mozambique en el año 2010

viernes, 14 enero 2011

Maputo (Agencia Fides) –La vitalidad de la Iglesia de Mozambique, sin ocultar las dificultades y los problemas que encuentra en su vida diaria, han sido planteados durante la última Asamblea Plenaria del Episcopado, celebrada del 30 de noviembre al 5 de diciembre del 2010, que ha examinado la relación de las Diócesis y de las Comisiones Episcopales sobre el trabajo pastoral realizado durante el año 2010. En el comunicado final de la reunión, que acaba de llegar a la Agencia Fides, titulado "Reaviva el don de Dios" (cf. 2Tim.1, 6), los Obispos ponen de relieve una serie de aspectos positivos: la participación cada vez más consciente y activa de los fieles a las celebraciones liturgias, a la vida sacramental, al ejercicio de los diversos ministerios laicales. Ejemplos de ello son los miles de bautismos celebrados durante todo el año en todas las diócesis y el aumento de los matrimonios católicos. También la actividad catequética es intensa y vivaz, y los frutos se ven en la celebración de bautismos, confirmaciones, primeras comuniones..., la actividad pastoral de los Obispos se ha caracterizado principalmente por las visitas pastorales - muy queridas y vividas por la comunidad -, en particular de la catequesis impartida por el Obispo y de la celebración de la Confirmación, y en muchos casos de la Penitencia.
“La formación de los agentes pastorales - tanto inicial como permanente - es una actividad dominante en la vida de la diócesis", continua el comunicado, señalando que algunas diócesis también están involucradas en la creación de los tribunales eclesiásticos y otras están celebrando el Sínodo Diocesano. La creación de nuevas parroquias es otro signo de vitalidad.
Sin embargo, entre estos signos de esperanza, no faltan las preocupaciones y dificultades: en primer lugar, la falta de trabajadores pastorales preparados y comprometidos con la primera evangelización, que sería aún más difícil sin la presencia de los misioneros, y la pobreza de la Iglesia, que se traduce en la falta de lugares de culto y de otros medios de apostolado.
En cuanto a la vida social, los Obispos de Mozambique subrayan la expansión de la red del sistema escolar, de los centros de salud, de la red eléctrica, y el compromiso del Estado para mejorar las carreteras, la vida urbana, los servicios públicos… Sin embargo también hay cuestiones preocupantes en el país: algunas zonas dominadas por el hambre y la falta de agua, especialmente agua potable; la baja calidad de la educación, especialmente en la escuela secundaria; la deforestación; las enfermedades como la malaria y el SIDA que a pesar de los progresos siguen matando a las personas; el abandono del cultivo de productos de largo consumo a favor de los de alto rendimiento; el tráfico de seres humanos y de órganos, ya denunciado por la Iglesia en 2004; el bandidaje; la tendencia que se está afirma hacia el mono partidismo...
En la conclusión del comunicado, dirigido a todas las comunidades cristianas y a todas las personas de buena voluntad, los Obispos afirman: "rogamos al Señor para que nadie fracase en su vida espiritual y en su compromiso apostólico, a pesar de todas las dificultades de la vida y de la misión de anunciar a Jesucristo”. (SL) (Agencia Fides 14/01/2011)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network