http://www.fides.org

Asia

2003-06-11

ASIA/PAKISTAN - 200 CATEQUISTAS DE LA ARCHIDIOCESIS DE LAHORE EN BICICLETA POR LOS POBLADOS MUSULMANES: EXTRAORDINARIA FUERZA DE TRABAJO AL SERVICIO DE LA EVANGELIZACION

Lahore (Agencia Fides) – Son “los trabajadores de la viña del Señor”: los 196 catequistas de la Archidiócesis de Lahore constituyen una fuerza de trabajo extraordinaria para la evangelización. Cada uno se ocupa de la atención pastoral de cerca de 20 comunidades rurales, acompañando su crecimiento, formación, catequesis, dificultades y exigencias de un número que oscila entre las 250 y las 500 familias.
La Archidiócesis de Lahore es la mas extensa de Pakistán. Comprende más de 500.000 fieles católicos divididos en 24 parroquias (9 en Lahore ciudad, 15 en zonas rurales). Cada parroquia atiende a un grupo entre 90 y 130 poblados. Los sacerdotes de la diócesis son 22 y los religiosos 12. Cada parroquia tiene entre 7 y 20 catequistas que ayudan a los sacerdotes en el trabajo de la evangelización y de contacto con las familias católicas.
“Los catequistas son brazos de apostolados muy importantes en la Iglesia. Son indispensables. Pakistán es un país en su mayoría musulmán pero gracias al trabajo de los catequistas, los cristianos, aún siendo una exigua minoría, tiene una fe y una identidad cristiana muy sólida”, explica a la Agencia Fides el P. Morris Nadeem, responsable de la Comisión Catequística de la Archidiócesis de Lahore. “Estos son fieles y valiosos colaboradores de los sacerdotes para reunir y mantener contactos con las familias y mantener viva su fe, jugando un papel muy importante en su formación. Con frecuencia van de pueblo en pueblo en bicicleta. Son todos laicos casados y también sus mujeres dan su aportación acompañándoles muchas veces en las visitas a las familias y ayudando en la preparación de los niños a la Primera Comunión o en la preparación de celebraciones especiales como en el tiempo de Pascua o Navidad. Los catequistas viven entre la gente y comprenden sus problemas y dificultades. Por ello son bueno intermediarios entre el clero y los fieles. Y su trabajo es eficaz porque están geográfica y espiritualmente cercanos al pueblo de Dios”.
El P. Nadeem explica: “Su primera función es catequizar y evangelizar estando en medio de la gente, compartiendo alegrías y sufrimientos y prestando un servicio social muy útil. En Pakistán existen numerosos poblados y comunidades rurales a los que se llega difícilmente desde los centros urbanos, especialmente los sacerdotes. Por ello, la presencia de los catequistas es decisiva para renovar y profundizar la fe de los católicos y mantener viva la dimensión comunitaria”.
Su formación es muy importante: por ello en Pakistán existe el “St Albert Catechist Trainig Center” único instituto para la formación e instrucción de los catequistas. El Centro está situado en Kushpur, un poblado con gran número de católicos en la diócesis de Faisalabad y acoge a candidatos provenientes de todas las diócesi de Pakistán. En el instituto se estudia doctrina, liturgia, teología, moral y pastoral.
(PA) (Agencia Fides 11/6/2003 Líneas: 39 Palabras: 487)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network