http://www.fides.org

Asia

2004-04-02

ASIA/AFGANISTAN - Tres millones de prófugos vuelven a su patria en dos años: prosigue la actividad del Alto Comisionado ONU y de las organizaciones cristianas, en particular de los Jesuitas y Salesianos

Berlín (Agencia Fides) - Son unos tres millones los prófugos afganos que vuelven a su propio país en los últimos dos años, pero todavía muchos se encuentran fuera de Afganistán, sobre todo en Pakistán e Irán y esperan poder volver. Por esto, el compromiso para sus ayudas y reconstrucción de los pueblos y las infraestructuras dentro del país no debe disminuir. Ha afirmado Ruud Lubbers, Alto Comisario de las Naciones Unidas para los refugiados (United Nations High Commissioner for Refugees, UNHCR) dirigiéndose a representantes de gobiernos presentes en la conferencia internacional sobre la reconstrucción en Afganistán en curso en Berlín. Lubbers ha señalado que la repatriación de miles de personas demuestra la confianza de los afganos en el propio gobierno y que en muchas áreas del país se ha restablecido una situación de estabilidad después de la caída del régimen taliban a finales del 2001.
Lubbers ha pedido que se asegure a los refugiados un nivel suficiente de seguridad por medio de la expansión de la Fuerza Internacional de Seguridad y Asistencia. “Los refugiados se informan siempre si en sus áreas de origen hay fuerzas de policía especializadas o una presencia internacional” ha explicado. “Para ellos se trata de una preocupación fundamental y lo es también para las Naciones Unidas y para las agencias humanitarias”.
También son muy activos en la asistencia a los refugiados los Jesuitas del Jesuit Refugees Service y los Salesianos, que en la provincia de Quetta en Pakistán, a apenas 100 km de la frontera con Afganistán, dirigen escuelas y centros de formación profesional ayudando a unos 1800 jóvenes.
Entre el 2002 y el 2003, cerca de 1.900.000 afganos abandonaron Pakistán para volver a su propio país. Este año se prevé la repatriación de otros 400.000 refugiados afganos. En el 2004 han entrado hasta el momento cerca de 65.000 refugiados afganos sobre todo de Irán.
En Afganistán, señaló Lubbers para evitar nueras tensiones entre grupos étnicos se necesita asistencia para el desarrollo a largo plazo. El Comisario ha revelado además que la repatriación, sobre todo de los grupos étnicos minoritarios, ha constituido un importante elemento de ánimo de la convivencia y del proceso de construcción de la paz. Pero se necesita un adecuado financiamiento por parte de los donadores, añadió. “En Afganistán el elemento clave es la sostenimiento” prosiguió. “El país deber ser capaz de absorber a los refugiados que vuelven, así como la comunidad que les acoge debe estar preparada para la operación: esto significa satisfacer las peticiones de trabajo, instrucción asistencia médica y alojamiento”.
El UNHCR está colaborando con el ministerio afgano para el desarrollo rural para que los refugiados repatriados sean incluidos en el programa gubernativo para el desarrollo del país, una aproximación que esta comenzando a producir resultados.
El UNHCR se ha propuesto también el objetivo de asistir a los 180.000 desplazados dentro de Afganistán que vuelvan a sus casas de origen antes de finales del 2005. El UNHCR ha pedido para sus actividades en Afganistán y para los programas de repatriación de los países limítrofes, un budget de 122,5 millones de dólares.
(PA) (Agencia Fides 2/4/2004 Líneas: 40 Palabras: 541)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network