http://www.fides.org

Especial

2004-03-13

AMERICA/PERÚ - Denuncia de la Archidiócesis de Huancayo: para asegurar el apoyo a las familias más de 3000 niños se ven obligados a trabajar en las canteras, minas, campos...

Huancayo (Agencia Fides) - “Mas de 3000 niños trabajan para ayudar al sostenimiento de sus familias. Realizan los trabajos más duros en las canteras, en las minas, en los campos, en las fabricas de ladrillos, como ayuda en las construcciones civiles, en la venta de dulces por las calles y en los trabajos artesanales. Algunos son obligados a realizar actividades que competen a personas adultas”. La denuncia ha sido enviada a la Agencia Fides por la Archidiócesis de Huancayo en Perú.
Según los datos estadísticos recogidos por la Iglesia local, “el 95% de los niños sufren maltratos físicos y fisiológicos en las propias familias en la escuela y en la sociedad, como se deduce de las denuncias cotidianas en las comisarías. Cerca del 10% viven en las calles, duermen en las plazas, debajo de las puertas de las casas, en los edificios deshabitados. Viven de la caridad pública . Han abandona a sus familias por la separación de los padres por la violencia y la miseria”.
En el 2003, se han identificado a 500 menores (niños y niñas) que ejercían la prostitución obligados por sus propios parientes y los “leones” que frecuentan los centros de diversión. Es una cifra alarmante y preocupante para una ciudad de 150.000 habitantes. En el mismo año se han identificado una treintena de niños afectados del SIDA, algunos de ellos acogidos en la Casa de Acogida “San Juan Diego” erigida por el Arzobispado de Huancayo con la colaboración de otras instituciones.
El 5% de los niños menores de 12 años han tomado ya licores, drogas, especialmente el “terokal” (cola que usan los zapateros). El 40% de los menores no han sido reconocidos por el padre, y por tanto, dependen solo de las madres pero en la práctica son “niños sin nombre”.
Otro dramático problema que señala la Archidiócesis: “El tráfico de niños es evidente, en un mes desaparecen hasta 15 niños que en la mayoría de los casos no son nunca encontrados. Hay padres que llegan a vender a sus propios hijos empujados por la extrema necesidad”.
Ante esta realidad dramática y trágica, acogiendo el llamamiento de Cuaresma del Santo Padre en favor de los niños, la Archidiócesis de Huancayo ha declarado el Año 2004 como “Año de la solidaridad con los niños, especialmente los de la calle”. Las actividades serán de particular intensidad durante el tiempo de Cuaresma.
Uno de los principales objetivos será el sensibilizar a la población las instituciones y el gobierno que ante este drama que afecta a tantos miles de niños no pueden quedar indiferentes. En esta perspectivas se procederá a la formación de comités locales y regionales para la defensa de los derechos de los niños y los adolescentes. Además existe el proyecto de una obra multisectorial en favor de los niños, donde puedan se acogidas y curados.
Su Exc. Mons. José Ríos Reynoso, Administrado Apostólico de la Archidiócesis ha lanzado un llamamiento a la solidaridad hacia los niños y a iniciar actividades encaminadas a la solución de este gravísimo problema. El Presidente del gobierno regional Manuel Duarte Velarde, ha elogiado la iniciativa y ha expresado su decisión de trabajar en favor de los niños de la calle. El alcalde de Huancayo, Fernando Barrios Ipenza, ha señalado la urgencia de unir los esfuerzos para poner fina a esa injusta e inhumana situación en la que viven los niños de Huancayo.
(RZ) (Agencia Fides 13/3/2004 Líneas: 41 Palabras: 588)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network