http://www.fides.org

Dossier

2008-02-16

Instrumentum mensis Januarii pro lectura Magisterii Summi Pontificis Benedicti XVI pro evangelizatione in terris missionum

El Santo Padre Benedicto XVI santificó el primer día del nuevo año con la celebración, en San Pedro, de la Santa Misa para conmemorar la Solemnidad de María, Santa Madre de Dios y con motivo de la 41 Jornada Mundial de la Paz. En la homilía hizo un llamamiento a los fieles para que fuesen hacia la verdadera naturaleza de la paz, no una simple conquista del hombre ni fruto de acuerdos políticos, sino que “don divino por el cual implorar continuamente.” La tradicional audiencia con los miembros del cuerpo diplomático acreditados frente a la Santa Sede para felicitar el nuevo año tuvo lugar el 7 de enero en el Palacio Apostólico Vaticano, y fue la ocasión del Santo Padre para mostrar las luces y sombras de la situación mundial actual: “No se puede excluir jamás a Dios del horizonte del hombre y de la historia. El nombre de Dios es un nombre de justicia; eso representa un llamamiento urgente a la paz”. El 10 de enero Benedicto XVI recibió en una audiencia especial a los Administradores de la Región del Lacio, del Ayuntamiento y de la Provincia de Roma, indicándoles algunas de las prioridades: emergencia educativa, sostenimiento de la familia fundada sobre el matrimonio, aumento de la pobreza, penalización de las estructuras sanitarias católicas. En particular, la emergencia educativa fue nombrada otra vez por el Papa el día 21, en la Carta a la Diócesis de la ciudad de de Roma, y el día 24 con motivo de la publicación del mensaje para la 42 Jornada de las Comunicaciones Sociales. El día 25, festividad de la conversión de San Pablo, el Papa presidió la celebración de las vísperas en la Basílica Papa de San Paolo extra muros, con motivo de la conclusión de la semana de oración por la unidad de los cristianos. El día siguiente tuvo lugar la audiencia con los Prelados Auditores, los Oficiales y Abogados del Tribunal de la Rota Romana en ocasión de la solemne inauguración de Año Judiciario. Por último, el 30 de enero, el Papa Benedicto XVI envió a toda la Iglesia su mensaje para la cuaresma 2008, en el cual afrontaba con particular atención la práctica de la limosna, que junto al ayuno y la oración, caracterizan este tiempo de santificación hacia la pascua.

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network