AMERICA/ARGENTINA - Urgencia pastoral por las drogas y el narcotráfico: uno de los problemas más graves de nuestro tiempo

sábado, 25 junio 2016 iglesias locales   narcotráfico  

Aica

S.E. Mons. Bokalic y S.E. Mons. Chavez

Santiago del Estero (Agencia Fides) – “El fenómeno de la droga es una urgencia pastoral porque afecta a todos los que formamos parte de esta gran familia humana (ricos y pobres, jóvenes y adultos, ancianos, hombres y mujeres). Los padres, pero también los sacerdotes, los religiosos y religiosas, los laicos son los testigos y los primeros protagonistas que tratan de comprender, intervenir y de proponer estructuras comunitarias con el fin de promover la dignidad de la persona humana”.
Es un parágrafo del mensaje que Su Exc. Mons. Vicente Bokalic CM, obispo de Santiago del Estero , y de Su Exc. Mons. Melitón Chávez, obispo de Añatuya, han publicado con motivo del Día mundial de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, convocada por las Naciones Unidas, que se celebra el 26 de junio.
El mensaje, recibido en la Agencia Fides, señala que “la droga es fruto y, a la vez, causa de una gran decadencia ética y de una creciente corrupción de la vida social, que carcome el tejido mismo de la moralidad, de las relaciones interpersonales y de la convivencia civil”. Dicho fenómeno “exige una respuesta fuerte y decidida para frenar la degradación que deriva de ello” subraya el texto, recordando que “no es un absurdo afirmar que en cualquier momento puede golpear la puerta de nuestros hogares y afectar a algún miembro de nuestra familia”.
El consumo de drogas no se reduce sólo a “un comportamiento individual” sino que se ha desarrollado con total impunidad “una economía clandestina y una criminalidad que tiene como finalidad producir y comercializar la droga a gran escala”. Los destinatarios potenciales de todo esto son los jóvenes, que “a menudo nuestra sociedad idolatra y al mismo tiempo desprecia” ya que no les ayuda a crecer, a encontrar su lugar, a descubrir el sentido de la vida y a tener esperanza en el futuro.
Los obispos continúan diciendo: “nuestros hijos, hermanos y amigos nos piden a gritos '¡¡por favor.... haced algo!' La mayoría de las veces son gritos silenciosos...El problema de la droga, es uno de los problemas más grave de estos tiempos”.
Por último Mons. Vicente Bokalic y Mons. Melitón Chávez recuerdan que “La Iglesia, como Madre amorosa se pone al cuidado de la vida de sus hijos. Esta persona destrozada tiene necesidad de ser considerada no como problema, sino persona; no un caso por analizar, sino un hombre por amar; no un individuo al que hay que adoctrinar y condicionar, sino al que hay que valorarlo ayudándole a descubrirse en sus riquezas”. Para terminar lanzan un llamamiento: “Necesitamos encontrarnos para hacer efectiva esta tarea. Trabajemos todos: Iglesia, Estado, Organizaciones Sociales, Adultos y Jóvenes, Escuelas…Familia!!! Recuperemos juntos el verdadero Sentido de nuestras Vidas”. (SL) (Agencia Fides 25/06/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network