AFRICA/CONGO RD - Los obispos anulan la marcha del 16 de febrero para evitar posibles manipulaciones políticas

sábado, 23 enero 2016 política   obispos  

Mons. Nicolas Djomo

Kinshasa (Agencia Fides) - El 12 de enero, en una carta dirigida a todos los obispos del país, la Conferencia Episcopal Nacional de la República Democrática del Congo (CENCO) anunció que había decidido cancelar las marchas que habían planeado organizar en cada diócesis, en favor de la “consolidación de la democracia”, el 16 de febrero de 2016, día del aniversario de la “marcha de los cristianos”, organizada en Kinshasa en 1992, para exigir la re-apertura de la Conferencia Nacional Soberana (CNS), pero reprimida violentamente por el régimen del dictador Mobutu Sese Seko. 
En la carta, el Presidente de la CENCO, el obispo de Tshumbe, Mons. Nicolas Djomo, motiva la decisión de anular la marcha porque “la iniciativa ha generado expectativas opuestas y desproporcionadas. Algunos han visto una acción ciudadana con fines políticos. Otros han organizado una marcha en contra, el mismo día y la Santa Sede ha recomendado encarecidamente suspender las iniciativas que puedan ser manipuladas con fines políticos. Consciente del riesgo de ello en nuestra iniciativa política y de los posibles enfrentamientos entre los manifestantes, nos ha parecido que lo más razonable es cancelar la marcha”.
“Si los obispos de la CENCO consideran razonable y apropiado cancelar la marcha del 16 de febrero, es una decisión digna de respeto, sobre todo porque se ha tomado para evitar más derramamiento de sangre inocente”, dice una nota enviada a la Agencia Fides por la Red Paz para el Congo. “Sin embargo - añade la nota – será necesario seguir trabajando en la educación cívica, social y política de la población y ejerciendo una forma de control y de presión sobre las instituciones de la República: Fuerzas del orden, Autoridades locales, provinciales y nacionales (entre ellas el Parlamento, el Gobierno y la Presidencia de la República), con la convicción de que: la libertad de palabra, de expresión, de reunión y de manifestación son derechos humanos inalienables y protegidos por la Constitución y los actos en consecuencia de ellos, no pueden considerarse, a priori, como actos de subversión del orden público o de las instituciones; la organización regular de elecciones democráticas, transparentes y creíbles es un compromiso constitucional, así como la defensa nacional, la seguridad de las personas y los bienes, la justicia, la administración del territorio nacional, la prosperidad económica del país y el bienestar social de la población, según lo declarado por el G7 (el grupo de partidos de la oposición), en su declaración del 14 de enero”. (L.M.) (Agencia Fides 23/1/2016)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network