EUROPA/ITALIA - Por el derecho de las mujeres a la atención médica en todos los países en vías de desarrollo

sábado, 7 marzo 2015

Roma (Agencia Fides) - En muchos países, las chicas y las mujeres jóvenes en particular, frecuentemente no reciben una educación sexual de base ni la información necesaria sobre la salud reproductiva, además de encontrar muchos obstáculos para acceder a los servicios sanitarios. En algunas culturas no tienen la capacidad de tomar decisiones sobre su propia salud. Cuando se vuelven sexualmente activas se enfrentan a mayores riesgos que los adultos por lo que respecta a las complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto, y las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH.
El 95% de los embarazos precoces se produce en los países en vías de desarrollo, y la mortalidad materna es la segunda causa principal de muerte entre los 15 y 19 años. Las chicas que forman parte del grupo de edad de 10 a 19 años a menudo se ven olvidadas por el sector de la la salud materno - infantil. Entre las iniciativas de este Día Internacional de la Mujer, Médicos Sin Fronteras (MSF) se centra en los problemas de salud de las adolescentes resaltando las necesidades médicas de las mujeres en los países en los que trabaja. Todos los servicios médicos de la Ong son gratuitos y confidenciales.
En Kibera, Kenia, MSF proporciona información sobre la planificación y orientación familiar para mujeres jóvenes y las parejas que se enfrentan a embarazos precoces y a la falta de apoyo adecuado. En Dhaka, Bangladesh, la Ong recientemente ha redirigido un proyecto para satisfacer las necesidades educativas y nutricionales de mujeres hasta los 19 años de edad, que están embarazadas o en periodo de lactancia. En los centros incluidos los de emergencias obstetricias y neonatales en Afganistán, Nigeria y Haití, MSF gestiona complicaciones como la pre-eclampsia (enfermedad de hipertensión), el parto obstruido y la hemorragia pos-parto. En Jahun, en el norte de Nigeria, MSF ha puesto en marcha un proyecto para la reparación de fistulas, con cirugía especializada acompañada con meses de tratamiento y rehabilitación, sin lo cual, una joven podría sufrir la exclusión de por vida.
También, en general, las mujeres jóvenes tiene mayor riesgo de violación que las mujeres de más edad. Sin el cuidado adecuado, pueden incurrir en infecciones de transmisión sexual, VIH y traumas psicológicos. En el barrio marginal de Mathare en la capital de Kenia, Nairobi, más del 50% de los pacientes del centro contra la violencia sexual de MSF tiene menos de 18 años. En Tegucigalpa, Honduras, la violación es más común entre las niñas de 10 a 14 años, que por lo general permanecen excluidas del acceso a los limitados servicios de emergencia. (AP) (7/3/2015 Agencia Fides)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network