http://www.fides.org

News

2014-04-07

OCEANIA/ISLAS SALOMON - Misiones y escuelas católicas inundadas y dañadas, pánico entre la gente

Sidney (Agenzia Fides) – “El balance provisional de las inundaciones que azotaron las Islas Salomón y en particular la capital Honiara es de 19 muertos y 40 desaparecidos. Uno de los peores desastres naturales que jamás haya golpeado el archipiélago de 550 mil habitantes en el Pacífico meridional. Aproximadamente 49.000 personas se han quedado sin hogar, más de 5.500 personas se han refugiado en tres de los centros de evacuación más concurridos, donde los grupos de ayuda temen la propagación de la fiebre del dengue, transmitida por mosquitos. Hasta el momento se han registrado graves daños a las redes hídricas y a las infraestructuras, incluida la electricidad y alcantarillado. El Arzobispo de Honiara, Mons. Adrian Smith, en un comunicado de ayer, 6 de abril, enviado a la Agencia Fides, dio las gracias a quienes están manifestando su atención para con la población de Honiara.
“La información que tenemos es muy parcial debido a los problemas con las conexiones telefónicas. Por lo que sé - dice Monseñor Smith - al oeste, en dirección de Visale, a más de 20 km de Honiara, varios puentes se han derrumbado, al este, la situación es la misma. En Honiara, el Centro de Atención, San Isidro, para los jóvenes con discapacidades auditivas y del habla, por suerte no se ha visto dañado. Llamé a la Casa Regional de los marista en Tangai, donde fr. Joris me dijo que su camioneta se ha quedado en el aire entre dos puentes. Fueron evacuadas, aunque no del todo, la St. Joseph’s Catholic Secondary School y la St. Martin’s, Rural Training Centre. Algunos estudiantes han sido trasladados a los centros parroquiales”.
El Obispo de Gizo, Mons. Luciano Capelli, confirma que en Gizo y Malaita la situación no es tan mala, aunque las personas viven en una situación de pánico. “Quedaos aquí, y si podéis echadnos una mano”, se lee en el llamamiento de Mons. Capelli enviado a la Agencia Fides. “El aguas está retrocediendo, pero el país todavía tiene que hacer frente a la realidad del daño sufrido”, dice el padre Ambrose Pereira, director del Instituto Técnico Don Bosco, Henderson. “Entre desplazados, malas infraestructuras y suministro de alimentos insuficiente, nos esperan semanas y meses difíciles. El Instituto ha pospuesto la apertura por la dificultad de los movimientos de los estudiantes, y los salesianos están tratando de organizar un lugar de hospitalidad interno para los que tienen que recorrer largas distancias, donde faltan instalaciones adecuadas, atención médica y la logística” (AP) (7/4/2014 Agencia Fides)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network