AFRICA/MALI - Fuertes divisiones entre los partidos políticos de Bamako; negociación con MNLA y Ansar al-Dine puesta en cuestión

martes, 27 noviembre 2012

Bamako (Agencia Fides) - Fuertes divisiones políticas en Bamako, mientras que el norte de Malí sigue bajo el control de grupos islamistas. Según ha informado a la Agencia Fides el P. Edmond Dembele, Secretario de la Conferencia Episcopal de Malí, las divisiones partidistas han obligado a posponer la consulta nacional prevista inicialmente del 26 al 28 de noviembre. La reunión se celebrará del 11 al 13 de diciembre.
“El acuerdo - explica a Fides don Dembele - contará con la participación de los representantes de los grupos partidistas y de los representantes de la sociedad civil para discutir la continuación del período de transición en vista de las nuevas elecciones. Sin embargo, los diferentes actores políticos aún no han llegado a un acuerdo sobre el contenido de esta reunión, y de hecho algunos partidos han decidido no participar. El Jefe de Estado ha decidido aplazarlo, con la esperanza de encontrar una solución consensual”.
Las negociaciones iniciadas por Burkina Faso (cuyo presidente era el encargado de la mediación en la crisis de Malí de la CEDEAO, la Comunidad de Estados de África Occidental) y Argelia con el Movimiento de Liberación del Azawad (MNLA) y con Ansar al Dine tampoco cuentan con la unanimidad entre las fuerzas políticas de Bamako. Don Dembele dice: “Algunas agrupaciones de partidos y grupos de la sociedad civil se oponen a las negociaciones con el MNLA, ya que afirman que este movimiento ha provocado la guerra. En términos más generales, los que están en contra de las negociaciones, dicen que no puede tratar con los terroristas que han matado a soldados y civiles malienses, ya sean pertenecientes al laico MNLA o a la islamista Ansar al Dine”
“Por otro lado – continua don Dembele - los demás partidos, si bien no niegan que MNLA y Ansar al Dine han perjudicado a Mali, reconocen se tarta de grupos formados por personas de Mali, con lo que se debe negociar”. “En el plano humanitario la situación ha empeorado”, afirma el Secretario de la Conferencia Episcopal. “En la región de Mopti, en la frontera entre el norte de Mali, ocupado por los grupos armados, y el sur, cada semana siguen llegando nuevos desplazados en fuga. Sólo en esta área el número ha superado los 40000. Estas personas se encuentran en una situación precaria, en primer lugar debido a la escasez de alimentos y de agua potable”.
“Los habitantes del norte viven bajo la presión de los islamitas que aplican la Sharia de forma radical, desde la ropa para los hombres hasta el velo para las mujeres. Estas imposiciones están mal toleradas por la mayoría de la población”, concluye Don Dembele. (L.M.) (Agencia Fides 27/11/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network