AFRICA/CONGO RD - Más de 30 grupos armados en el este del país, “la debilidad del Estado favorece su proliferación”

viernes, 19 octubre 2012

Kinshasa (Agencia Fides) - Son más de 30 grupos armados los que operan en las provincias orientales de la República Democrática del Congo, especialmente en Kivu del Norte. Lo afirma un informe de la Misión ONU para la Estabilización del Congo (MONUSCO). La mayoría de estos grupos están formados por unos pocos cientos de combatientes, mientras que el grupo más grande parece ser el de las Fuerzas Democráticas de Liberación de Ruanda (FDLR), que cuenta con unos 3.000 hombres. Estos grupos, a su vez, crean alianzas cambiantes con el ejército regular congoleño y su adversario actual, el M23, el movimiento formado por desertores del ejército que un reciente informe de la ONU afirma que está apoyado por los gobiernos de Ruanda y Uganda.
“La atención de la comunidad internacional hacia el M23 oculta la realidad más compleja de Kivu del Norte” dicen a Fides fuentes locales, que explican que la inestabilidad actual se remonta al “20 ​​de marzo de 1993, cuando en Ndoto, territorio Walikale, los Nyanga y los Hunde se unieron para responder a las provocaciones de los Tutsis y de los Hutus: desafiar el poder de los líderes tradicionales, alzamiento de la bandera de Rwanda en territorio congoleño, etc. Esta guerra se ha extendido como un incendio en el bosque y ha visto su epicentro desplazarse al territorio de Masisi”.
“La situación a la que nos enfrentamos hoy en Kivu del Norte, en particular en Rutshuru y Masisi, es una emanación de esta guerra y los conflictos posteriores”, continúa nuestra fuente. “Con el tiempo y el cambio de las circunstancias, el conflicto entre Hutus y Tutsis, por un lado, y Nyanga y Hunde por otro, ha dado paso a otras reivindicaciones y visto que el buen gobierno nunca ha sido el sello distintivo del poder en nuestro estado, la región oriental de la República Democrática del Congo sigue siendo la parte más vulnerable de todo el país y la parte más vulnerable de toda la región de los Grandes Lagos en África”.
La falta de un Estado con autoridad, capaz de garantizar la seguridad de todos y de iniciar el desarrollo económico de la región, junto con la interferencia de los intereses extranjeros, ha favorecido la proliferación de grupos armados que luchan por el control de las minas de la zona.
“No se trata de guerras tribales. Todos los segmentos de la sociedad se están dando cuenta, y lo dicen en voz alta, que no hay autoridad en el Congo. En otras palabras, el poder está en las calles y cuando eso sucede, el que es más fuerte lo toma” aseguran nuestras fuentes. (L.M.) (Agencia Fides 19/10/2012)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network