http://www.fides.org

Africa

2012-09-08

AFRICA - Inundación en el Sahel: 8 niños de cada 10 necesitan ayudas inmediatas

Niamey (Agencia Fides) – Malí, Níger y Senegal actualmente son los países más afectados por las inundaciones que se están produciendo en el Sahel. La crisis alimentaria debida a la sequía, una epidemia de cólera y la crisis de los refugiados de Malí, más de 336.000 personas, de las cuales el 80% son niños, han dado lugar a una situación de emergencia que requiere una acción inmediata. Los daños causados ​​por las intensas lluvias constituyen un obstáculo para el futuro de cientos de familias que, además de la sequía y la emergencia alimentaria en la región, han perdido los cultivos que les habrían permitido vivir en los próximos meses. Las tierras cultivadas están completamente inundadas y los cultivos se han perdido. La situación de emergencia es más fuerte para los niños: 8 de cada 10 necesitan un refugio, ropa y comida. En Níger, la desnutrición infantil debido a la sequía es muy alta. Las últimas inundaciones han afectado principalmente a la zona suroeste del país, Dosso, Tillaberi y la capital Niamey.
Sólo en la región de Dosso han sido destruidas 1.200 casas, 1.273 fincas agrícolas y 989 han sufrido daños severos. La organización internacional Plan ha realizado una primera distribución de ayudas de emergencia para 1.000 familias, mosquiteras para prevenir la malaria, mantas y alimentos para afrontar la emergencia alimentaria. En Malí, las lluvias de agosto han afectado particularmente a Baroueli, una de las zonas más pobres del país, donde la población come y vende lo poco que consigue cultivar. El agua ha destruido viviendas, tierras de cultivo, ganados, y las actividades comerciales de la zona.
Después del colapso de 1.800 viviendas, más de 10.000 personas se han quedado sin hogar y necesitan ayuda inmediata. En Senegal, las zonas más afectadas son la parte central y occidental, incluida Dakar, la capital. Los escombros y restos de materiales de construcción acumulados en las zonas urbanas han creado grandes áreas de agua estancada que incrementan el riesgo de malaria, enfermedades de la piel y diarrea, especialmente entre los niños. Para los pequeños contagiados, Plan junto con las autoridades del país, está organizando una serie de ayudas para la distribución de tiendas de campaña, alimentos, kits de higiene, además de la creación de ambientes seguros. (AP) (8/9/2012 Agencia Fides)

Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network