EUROPA/AUSTRIA - Carta pastoral de los Obispos por la Jornada Misionera Mundial: los fieles austriacos invitados a ser “misioneros” también en el propio país y a dar testimonio de la propia esperanza en Dios

miércoles, 18 octubre 2006

Viena (Austria) - “el 22 de octubre pedimos a los austriacos, como todos los años, dar su generoso contribución para hacer posible a tantas personas en el mundo una vida digna” escribe el Director nacional de las Obras Pontificias Misioneras en Austria, P. Leo-M. Maasburg, en la presentación de la Campaña por el mes misionero de octubre y la Jornada Misionera Mundial 2006. Misión Austria recuerda que la colecta de la Jornada Misionera Mundial sostiene la vida de 1.100 entre las más pobres diócesis de África, Asia y de América Latina, donde la Iglesia local es con frecuencia la única institución que se compromete por el bien de la población. La pastoral hace parte de las labores de estas diócesis, junto al compromiso en el campo de la sanidad o de la educación, estando junto a las personas. El Director nacional exhorta: “Debemos estar a disposición de las personas. Reír con ellos. Llorar con ellos. ¡Ayudarlos!”
Los Obispos austriacos recuerdan en una carta pastoral publicada con ocasión de la Jornada Misionera Mundial, que también el Santo Padre Benedicto XVI en su primera encíclica ha definido a la Iglesia como “la familia de Dios en el mundo”. “La Jornada Misionera Mundial es cada vez nuevamente un ejemplo impresionante de la oración, de la fiesta universal y de la solidaridad de esta ‘familia de Dios en el mundo’” escriben los Obispos. El Episcopado austriaco recuerda que no se trata solamente de aliviar las emergencias materiales, por muy importante que ello pueda parecer, sino que la primera tarea es la proclamación de Dios, porque si no se hiciese se privaría a los hombres de la cosa más importante. En este sentido los Obispos invitan a los fieles austriacos a ser ‘misioneros’ también en el propio país: “Queremos alentaros a ser misioneros en nuestra patria y a dar a través de la identidad cristiana, testimonio de nuestra esperanza en Dios también a los millares de personas que vienen a nuestro país y nunca han escuchado hablar de Dios”.
Al centro de la campaña por el mes misionero y por la Jornada Misionera Mundial 2006, Misión Austria ha puesto como país símbolo a Madagascar, uno de los diez Países más pobres del mundo. Numerosas informaciones sobre este país símbolo, ideas para la animación misionera, además de material de trabajo para una campaña para jóvenes, se encuentran en la página web de las Obras Pontificias Misioneras en Austria - Misión Austria. (MS) (Agencia Fides 18/10/2006)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network