EUROPA/RUMANIA - Octubre misionero en Rumania: los misioneros Oblatos de Maria Inmaculada comprometidos en el estudio del Mensaje del Santo Padre partiendo de los más pequeños

miércoles, 4 octubre 2006

Bucarest (Agencia Fides) - La Jornada Misionera Mundial del próximo 22 octubre tendrá como tema "la caridad, alma de la misión". El Santo Padre Benedicto XVI, en el texto de su mensaje para la ocasión, propone vivir y pensar la misión universal de la Iglesia partiendo de la fuente: "El amor que Dios tiene hacia cada persona constituye, en efecto, el corazón de la experiencia y del anuncio del Evangelio, y cuantos lo acogen se convierten a su vez en testigos". Por consiguiente todo cristiano que ha recibido este don es un hombre llamado a la misión.
En Rumania, en la diócesis de Bucarest, los Misioneros Oblatos de Maria Inmaculada, OMI, realizará algunas iniciativas de animación para profundizar en el tema propuesto por el Santo Padre y para sensibilizar a los cristianos al compromiso misionero. Durante el mes de octubre las Jornadas Misioneros en las parroquias de la diócesis de Bucarest serán una "ocasión para comprender cada vez mejor que el testimonio del amor, alma de la misión, incumbe a todos. Servir al Evangelio no debe, en efecto, ser considerado como una aventura en solitaria sino un compromiso compartido por cada comunidad" (Mensaje para la Jornada Misionera 2006).
La misión es una responsabilidad que afecta a toda la Iglesia, por ello, el Santo Padre afirma que además de los misioneros y misioneras empeñadas directamente en la evangelización "muchos otros, niños, jóvenes y adultos contribuyen con la oración y su cooperación de diversos modos, a la difusión del Reino de Dios en la tierra". También los niños, que colaboran en la misión de la Iglesia a su modo, se implicarán en las iniciativas del octubre misionero. Los Oblatos se reunirán con los de las escuelas maternas católicas, los más pequeños. Los niños rumanos frescos de bautismo están llamados a expresar cuanto han recibido en la Iglesia a través del don del Espíritu.
Los Misioneros Oblatos de Maria Inmaculada (OMI) se encuentra en Rumania desde 1998 con sede en Maracineni y desde el 2003 también en Roman. En la diócesis de Bucarest los Oblatos colaboran en la pastoral juvenil, desarrollan actividades de predicación en las parroquias, animan la formación permanente de las personas consagradas y en el decanato de Craiova acompañan a los laicos y familias en el camino de vida cristiana. (S.L) (Agencia Fides 4/10/2006; Líneas: 29 Palabras: 405)


Compartir: Facebook Twitter Google Blogger Altri Social Network