ASIA/IRAK - El Movimiento de Muqtada al Sadr devuelve 120 inmuebles robados ilegalmente a ciudadanos cristianos y mandeos

jueves, 24 febrero 2022 oriente medio   iglesias orientales   minorías religiosas   chiítas   islam político   discriminación  

INA.com

Bagdad (Agencia Fides) - Ya son más de 120 los bienes inmuebles, - terrenos y casas -, devueltos a sus legítimos propietarios en virtud de la campaña promovida por el líder chiita Muqtada al Sadr y su Movimiento Sadrista en favor de los ciudadanos cristianos y mandeos que en los últimos años habían sufrido usurpaciones ilegítimas de sus propiedades por parte de particulares o grupos organizados. El resultado de la campaña de restitución se anunció después de que una delegación de miembros del Comité creado ad hoc por el Movimiento Sadrista inspeccionara el lunes 21 de febrero algunos de los inmuebles devueltos a sus legítimos dueños.

Entre los componentes de la delegación se encuentran Hakim al-Zamili, Vicepresidente del Parlamento; Hassan al-Kaabi, Vicepresidente del bloque Sadrista en la Asamblea Parlamentaria Iraquí; y Abu Mustafa al Hamidawi, oficial de Saraya al-Salam, una formación paramilitar del movimiento Sadrista. Al-Zamili, en unas declaraciones recogidas por el diario online ankawa.com, confirmó que en el pasado reciente grupos que definió como “mafias inmobiliarias” se habían aprovechado de las precarias condiciones de seguridad para apropiarse ilegalmente de viviendas y terrenos pertenecientes a comunidades minoritarias confiando en que tales grupos no habrían tenido la oportunidad de reaccionar ante tales injusticias. El Movimiento Sadrista, -añadió al Zamili-, reivindica su papel de protector de los débiles y combatirá por todos los medios legales contra los actos cometidos contra las comunidades minoritarias. Las propiedades recuperadas son viviendas, casas, terrenos agrícolas, edificios comerciales e incluso pequeñas fábricas y tiendas, repartidas entre las ciudades de Bagdad, Mosul, Basora y Kirkuk. En las elecciones parlamentarias iraquíes del 10 de octubre de 2021 experimento un auge el movimiento sadrista que en el Parlamento ocupa ahora 73 de los 329 escaños disponibles. Las elecciones han reducido el peso parlamentario de los partidos chiítas proiraníes, que han cuestionado los resultados. Hasta el momento no ha sido posible proceder a la formación de un nuevo gobierno, ni a la elección de un nuevo presidente.

A principios de 2021, como recogió la Agencia Fides (ver Fides 4/1/2021), el líder chiita iraquí Muqtada al Sadr había ordenado la creación de un Comité encargado de recopilar y verificar notificaciones y denuncias sobre los casos expropiaciones ilegales de bienes inmuebles sufridos en los últimos años por propietarios cristianos y mandeos en distintas regiones del país. La intención de la operación auspiciada por el líder chiíta es restablecer la justicia y poner fin a las violaciones que lesionan los derechos de propiedad de los “hermanos cristianos”, aun cuando los perpetradores fueran personas afiliadas al mismo Movimiento Sadrista. La petición de denunciar los casos de expropiaciones ilegales sufridas también extiende a las familias de cristianos que han salido del país en los últimos años si informan al Comité de las usurpaciones fraudulentas sufridas. El fenómeno del secuestro ilegal de hogares cristianos se perpetuó gracias a la connivencia y el encubrimiento de funcionarios corruptos y deshonestos, que se pusieron al servicio de impostores y estafadores (ver Fides 23/7/2015).

El robo “legalizado” de la propiedad de las familias cristianas está estrechamente relacionado con el éxodo masivo de cristianos iraquíes que se ha intensificado desde 2003 tras las intervenciones militares lideradas por Estados Unidos para derrocar al régimen de Saddam Hussein. Muchos estafadores se han apoderado de casas y terrenos que han permanecido desatendidos, confiando en que ninguno de los propietarios regresaría para reclamar la posesión legítima. La iniciativa del Movimiento Muqtada al Sadr ha desencadenado una especie de competición entre movimientos y bloques políticos por el título de “protectores” de las comunidades minoritarias como la cristiana. Sin embargo, esta supervivencia cristiana en Oriente Medio no dependería tanto de la estabilidad económica, como sugirió con palabras proféticas hace unos meses el arzobispo palestino Michel Sabbah, patriarca emérito de Jerusalén de los latinos, porque no es “una cuestión de números, aunque los números son importantes, sino una cuestión de fe”.
(GV) (Agencia Fides 24/2/2022)


Compartir:
oriente medio


iglesias orientales


minorías religiosas


chiítas


islam político


discriminación