ASIA/MYANMAR - Guerrilla urbana y otra iglesia dañada en Kayah: se prepara la resistencia

jueves, 27 mayo 2021 grupos armados   desplazados   sociedad civil   guerras   violencia   militares  

La Iglesia Católica dañada en Demoso (Estado de Kayah)

Loikaw (Agencia Fides) - Algunos misiles disparados por los militares del ejército regular birmano alcanzaron la iglesia católica de San José por la noche en la ciudad de Demoso, en el estado de Kayah, en el este de Myanmar, donde se están produciendo intensos combates entre los militares y los grupos de resistencia locales. Es la segunda iglesia católica afectada por un bombardeo, después de la iglesia católica del Sagrado Corazón de la aldea de Kayanthayar, en la zona de Loikaw. Según ha confirmado a la Agencia Fides el padre Philip Aung Nge, fiscal de la diócesis de Loikaw, las granadas de mortero alcanzaron la iglesia de Demoso, que se había convertido, al igual que las cuatro iglesias católicas de la ciudad de Demoso, en un lugar de protección para los civiles desplazados e indefensos. Aparte de los daños, no demasiado grandes, en el edificio, no se han producido víctimas porque, ante el aumento de los enfrentamientos, el párroco ya había decidido trasladar a la gente a una capilla más pequeña y aislada. Según la información de la Agencia Fides, los combates están teniendo lugar en las zonas de Demoso (estado de Kayah) y en las zonas de Pekhon, en el estado vecino de Shan. “Nos encontramos en una situación de guerrilla urbana que no se veía en Myanmar desde 1948”, señala.
“No podemos decir que las iglesias sean un objetivo previsto, pero vemos que la artillería de los militares está disparando indiscriminadamente sobre la ciudad sin escatimar objetivos civiles como monasterios, iglesias, escuelas, casas”, señala el párroco.
Las iglesias están llenas de desplazados, en su mayoría cristianos, dado que en el estado de Kayah cerca de un tercio de la población profesa la fe en Cristo. La Iglesia católica local, gracias a la incansable labor de los sacerdotes, religiosos y laicos locales, está proporcionando no sólo alojamiento sino también alimentos. “En todas las iglesias del estado dispensamos asistencia con alimentos, medicinas, pero también consuelo y confort espiritual” dice el padre Philip Aung Nge.
Los combatientes de la resistencia civil del estado de Kayah se han organizado en la “Karenni People's Defense Force” (“Fuerza de Defensa del Pueblo Karenni” - KPDF), que se opone a la militarización de la zona, mientras que la junta militar también ha intensificado las medidas de inteligencia, vigilando las redes telefónicas, Internet y los teléfonos móviles de los residentes. Los militares del Tatmadaw (el ejército birmano) han sufrido pérdidas en los distritos de Demoso, Loikaw y Pekhon.
Como consecuencia de estos enfrentamientos, unos 70.000 civiles han sido desplazados de unas 150 aldeas de Demoso, Loikaw y Pekhon en los últimos cinco días: 50.000 en el estado de Kayah y 20.000 en el de Shan. Muchos aldeanos han huido de sus casas y se han desplazado a las colinas o a los bosques. Los residentes de las ciudades buscan refugio en monasterios, iglesias y residencias de ancianos, escuelas, pero ni siquiera allí están seguros, dados los bombardeos indiscriminados.
Según fuentes de la Agencia Fides, la guerrilla corre el grave peligro de extenderse pronto a toda la nación: los grupos de la KPDF, activos en todo el país, están organizando la resistencia armada en todas las grandes ciudades birmanas, mientras que en los 30 principales centros urbanos está en vigor el toque de queda.
“La guerra civil está cada vez más cerca. Estamos muy tristes por este acontecimiento. Pero el pueblo, juzgado por la represión, no ve otro camino posible, mientras el ejército golpea a los civiles, a las mujeres y a los niños: son actos criminales a los que se oponen por legítima defensa”, señala la fuente de Fides.
(PA-JZ) (Agencia Fides 27/5/2021)


Compartir:
grupos armados


desplazados


sociedad civil


guerras


violencia


militares